El Marcelo Gago más filatélico

El colegio ya cuenta con su propio sello de Correos y acoge una muestra y una actividad para acercar a los pequeños el mundo de las cartas

I. G.

El colegio Marcelo Gago acoge desde el pasado día 27 y hasta el 1 de diciembre la exposición del programa pedagógico de Correos y la Federación nacional de sociedades filatélicas "El mundo de los sellos". "El objetivo de esta exposición es enseñar a los alumnos el mundo de las cartas, que están casi sin uso, y también los sellos, que esconden cultura, son divertidos y son coleccionables", explica el riojano Juan Carlos Blanco Calvo, monitor de la federación española de sociedades filatélicas y responsable de esta actividad, que tiene veinticinco años en total de los que él lleva los últimos once al frente. "Se trata de que los alumnos vean la carta desde un punto de vista diferente", añade para referirse a este tiempo en el que apenas se envían textos escritos a través de Correos, siendo sustituidos en su mayor parte por e-mails o correos electrónicos.

Antes de seguir con las explicaciones, irrumpe en el salón de actos del colegio el alumnado de la clase de 1º A. Se sientan en las butacas y esperan al visionado de un vídeo. Blanco les entrega un sobre con un sello adosado en su esquina superior derecha, un lápiz y les pide que escriban su dirección. Posteriormente, cada uno de los pequeños se dirige a un buzón donde depositan la carta. Eso sí, antes pasan por delante de Manuel Palomino que, sentado, y con una gorra de Correos sella cada uno de los sobres debidamente escritos. El matasellos utilizado es especial, está fechado el 28 de noviembre de 2023 y se corresponde con el de la Comisión de Juventud de la federación española de sociedades filatélicas.

A un lado de la mesa de Palomino, lucen dos tiradas de nuevos sellos conmemorativos de la visita al Marcelo. Uno de ellos es el logo del Marcelo Gago y otro de la Agencia espacial escolar asturiana, en la que está embarcada en el centro desde hace algunos años. "Es una tirada limitada de 75 unidades, de las que veinticinco ya se han entregado al colegio", apuntó Blanco, que en estas disfraza a una alumna de cartera. Es Elia Tomé Borrego, que como una profesional del sector, fue al buzón donde sus compañeros dejaron las cartas para enviárselas a los mismos remitentes. Tomé fue nombrando uno por uno a sus compañeros, con ayuda del monitor de la federación de filatelias.

El acto contó con la participación de José Ramón Rumoroso Rodríguez, presidente del Grupo Filatélico Avilesino; José Ramón Menéndez, director de la Oficina de Correos de Avilés; el concejal de Educación, Juan Carlos Guerrero, y el director del colegio, Javier Sarasola, entre otros miembros y amantes de los sellos.

Blanco Calvo entiende que el mundo de la filatelia está pasando "horas críticas" porque la media de edad de los participantes en las diferentes asociaciones supera los cincuenta años. "En Calahorra (La Rioja) hay un miembro de la sociedad filatélica que tiene 32 años y de esa edad está él solo", apunta este hombre que se recorre el país difundiendo su pasión, las cartas y sobre todo los sellos. "El primer sello de España fue emitido en 1850 con la imagen de Isabel II y el primero del mundo, diez años antes en Inglaterra y era un penique negro", detalla el monitor que muestra algunos de los ejemplares de la muestra que se puede ver en el salón de actos del colegio. "Ya dije que los sellos pueden ser divertidos y aquí por ejemplo hay uno de Star Wars, otro de Harry Potter y aquí, por ejemplo, tenemos uno del Sporting", explica mientras señala esos ejemplares mostrados en paneles.

El programa pedagógico de Correos y la federación española de amantes de los sellos cumple ahora 25 años y es la quinta vez que visita Avilés. "Esta muestra ya la tuvimos en el colegio San Fernando y en el colegio del Quirinal, la última fue en 2017 en el San Fernando", explicó José Ramón Pérez Rumoroso.