Cuatro asaltos más elevan a doce los robos esta semana en pequeños negocios de la comarca avilesina

La asociación comercial Ucayc pide la reunión de la Junta de Seguridad para analizar el brote de delincuencia y las medidas para atajarlo

Luis Salvador muestra el lugar por donde los ladrones accedieron al interior de su local.

Luis Salvador muestra el lugar por donde los ladrones accedieron al interior de su local. / RICARDO SOLIS

I. G. / F. L .J.

Suma y sigue. La lista de asaltos a los pequeños comercios y negocios hosteleros crece cada día y ya se contabilizan doce en los cuatro últimos días, diez de ellos en Avilés, uno en Trasona y otro en Las Vegas (Corvera). A esto cabe sumar la veintena de robos denunciados el pasado mes de noviembre. En la madrugada del jueves al viernes hubo cuatro robos con fuerza, uno en un local situado en pleno centro de la ciudad en la calle San Francisco; otro en un bar de La Carriona; el tercero, en un local de Gutiérrez Herrero, en Versalles;y el cuarto, en una cafetería de la calle Favila de Las Vegas. Las sustracciones no fueron cuantiosas pero sí los daños en cristaleras, puertas de entrada y, también, las molestias de una ola de robos que preocupa a hosteleros y comerciantes. «¿Robaron otra vez? Lo que está pasando últimamente es increíble», comentaba ayer un hostelero que, «por el momento», recalcó, ha librado. 

La unión comarcal de comerciantes Ucayc tilda de «grave» esta oleada de robos y desde ayer solicita formalmente que se reúna la Junta Local de Seguridad ciudadana al objeto de recibir explicaciones tanto de los motivos de este repunte de la delincuencia como de las acciones que se han tomado para que acabe. «Avilés es un municipio con unos buenos niveles de seguridad y todos queremos que siga siendo así», afirma un portavoz de la principal organización representativa del comercio y la hostelería comarcales.

«Lo hicieron todo en cuarenta segundos», afirma Rubén Álvarez, responsable de La Serrería, el local asaltado de Las Vegas. La alarma saltó a las 4.18 horas de la madrugada. Al menos, un ladrón rompió la puerta de entrada haciendo palanca. Accedieron al interior del local y se dirigió directamente a la máquina registradora. Solo se llevaron monedas. «El dispensador de billetes estaba anclado y fueron directamente allí», relata Álvarez. «Al menos, se llevaron poca cosa, y dejaron tirados los cables –los del dispensador de billetes de la registradora ante la incapacidad para acceder a él– y la máquina», explica Álvarez, que celebró la celeridad de la Guardia Civil y la patrulla de la Policía Local que llegaron al local «superrápido». 

Una hora después, en la calle San Francisco de Avilés, un caco utilizó la técnica del «alcantarillazo» para romper una luna del bar «Spass». También se ayudó de una piedra de la terraza para reventar el cristal de seguridad y acceder al interior. Se llevó el cajetín del cambio «con unas cuantas monedas», afirma Luis Salvador, gerente del negocio. «Nos consta que la Policía Nacional ha reforzado la vigilancia, pero es que el centro de Avilés a altas horas de la madrugada está desierto y favorable para los amigos de lo ajeno», señala Salvador, que percibe con preocupación la oleada de robos de las últimas semanas porque noviembre registró una veintena de situaciones similares y en las primeras semanas de diciembre no parece que la cuestión haya cambiado. «Esto no es una anécdota, como dicen algunos, porque si es así llevaríamos tres meses de anécdotas», comentó un camarero mientras limpiaba los cristales que quedaban sin recoger a media mañana en plena calle. 

El tercer robo de ayer viernes ocurrió también de madrugada poco después de las 00.30 horas de la madrugada. Se llevaron la recaudación de la máquina tragaperras y para acceder a ello rompieron la cristalera del bar «Cuqui» que da a la calle Gutiérrez Herrero. El cuarto ocurrió en un bar de la calle Navarra en La Carriona, «La Habana», donde los ladrones entraron y se llevaron la caja registradora, que fue recuperada horas después, según precisaron fuentes policiales. 

La Policía Nacional confirma que se han aumentado las patrullas de vigilancia en Avilés a través de las Unidades de Protección y Reacción, un cuerpo especial cuya misión es precisamente prevenir la delincuencia y en defensa de la seguridad ciudadana. Pese a su presencia, que ha derivado en la detención de varios de los cacos en los últimos días, los asaltos a pequeños negocios se siguen sucediendo.uentes policiales.