Proliferación de asaltos a tiendas y bares en vísperas de Navidad

Cuatro robos más en un solo día agravan la ola delictiva que tiene al comercio avilesino en vilo

La Policía logró pillar a los autores de dos de los asaltos y recuperar el dinero y los productos sustraídos en un bar y una carnicería de barrio

Robo de una tragaperras en un bar de Avilés

Francisco L. Jiménez

Francisco L. Jiménez

La mal llamada "delincuencia de baja intensidad" (la que tiene por objetivo la propiedad ajena) tiene en vilo a los comerciantes y hosteleros de Avilés, que cuentan una veintena de asaltos a sus establecimientos en las últimas tres semanas, tal y como viene informando este diario. Lejos de amainar este ola de ataques a la propiedad privada, el fenómeno parece ir "in crescendo": si el martes pasado llegaba con noticias de tres robos –un bar de Avilés, otro de Trasona (Corvera) y una tienda de deporte–, el miércoles se añadió un cuarto –una imprenta– y ayer mismo se produjeron otros cuatro robos. "Esto es un sinvivir", lamenta una de las últimas víctimas. "La culpa es la impunidad que tienen los ladrones, que entran al Juzgado por una puerta y salen por otra a las pocas horas", añade otro de los empresarios afectado por los robos.

El primero de los robos de la madrugada del jueves del que se tuvo noticia fue una incursión violenta a palanqueta en el bar "Bellotero" de la plaza Álvarez Acebal. Sietes segundos tardó el ladrón en forzar la puerta –quedó grabado en vídeo– y diecisiete más en abrir a golpes la máquina tragaperras y apropiarse de la caja de la misma. En menos de treinta segundos, el robo estaba consumado. Este establecimiento ha sido asaltado tres veces el último mes, más un cuarto intento no consumado.

Del casco histórico, al Quirinal. En ese barrio un ladrón robó en la carnicería La Solana por el sistema del "alcantarillazo". Rota la luna del escaparate, el caco se llevó jamones que estaban expuestos para su venta. Es la segunda vez en dos meses que asaltan este local, si bien en esta ocasión el dueño se consuela por el hecho de que las Policía logró pillar al ladrón con el botín, de modo que "al menos he recuperado los jamones".

También recuperó lo robado –botellas de licor y varios cientos de euros en metálico– el dueño del Syrah, el bar de la calleja Los Cuernos donde irrumpió pocos minutos antes de las 9 de la mañana un maleante que hubo de forzar una puerta de madera maciza protegida por tres cerraduras. "Es increíble, no les detiene nada", dijo cariacontecido el hostelero.

El cuarto robo se produjo a las 14.00 horas de ayer –plena luz del día–, en la tienda de delicatessen Antonio de Sabugo. Un hombre encapuchado entró al establecimiento, cogió un jamón valorado en unos 400 euros y echó a correr por la calle Carreño Miranda.

[object Object]

Crecen los hurtos, los robos con fuerza y el tráfico de drogas; no así los delitos relacionados con la ciberdelincuencia en Avilés, que han descendido. Así se desprende de la estadística de criminalidad del Ministerio del Interior del tercer trimestre del año –es decir, de enero a septiembre– en comparación con el mismo período de 2022. El total de infracciones penales también ha aumentado, pasando de 1.679 a las 1.801 registradas en los primeros nueve meses de este año.

Los robos con fuerza en domicilios han aumentado en un 50 % pasando de 34 a 51, y los robos con fuerza en establecimientos y otras instalaciones han subido un 46,4%, porcentaje resultante de los 69 registrados de enero a septiembre de 2022 frente a los 101 del presente ejercicio. Han crecido también las sustracciones de vehículos; hasta septiembre se registraron 19 casos, ocho más que el pasado año.

El tráfico de drogas se ha visto incrementado en un 50 por ciento en ese período. Han pasado de diez casos a quince. Mientras tanto, el apartado de delitos contra la libertad sexual desciende en un 7,1 por ciento; el de agresiones sexuales con penetración se mantiene, solo hubo una de la que tengan conocimiento las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. También ha bajado el número de delitos de lesiones y riñas tumultuarias, en un 6,7 por ciento; hubo una menos este año que los primeros nueve meses de 2022.

Los delitos que sí han descendido de manera considerable son los relacionados con la ciberdelincuencia. También los delitos relacionados directamente con las estafas informáticas, que se han visto reducidas en un 16,5 por ciento de enero a septiembre entre el año 2022 y el actual.

La tasa de criminalidad examina las infracciones penales en municipios de más de 20.000 habitantes. En esa lista está incluido Castrillón, donde sí crece la ciberdelincuencia y también los robos con fuerza, sobre todo en establecimientos, con 15 casos frente a 7, y el de hurtos con un subida del 27,7%. En este concejo, el tráfico de drogas de los primeros nueve meses del año disminuyó.