Así será la nueva estética de Avilés: sostenible, accesible y verde

El PSOE quiere generalizar un modelo urbano basado en criterios arquitectónicos "blandos", pensado para "humanizar" los espacios y donde el peatón es más preferente que el coche

Arriba, la nueva estética de la plaza de la Merced. Junto a estas líneas, la plaza de Pedro Menéndez. |        Ricardo Solís

Arriba, la nueva estética de la plaza de la Merced. Junto a estas líneas, la plaza de Pedro Menéndez. | Ricardo Solís / F. L. J.

F. L. J.

Gabino de Lorenzo –treinta años hace ya– pasó a la historia de la ciudad de Oviedo como el alcalde que cambió la capital dotándola de una estética reconocible e imitada con mayor o menor acierto por otros municipios. Fue el alcalde que ejecutó el más ambicioso plan de peatonalizaciones nunca visto, el que más dinero se gastó en farolas isabelinas, el que sembró Oviedo de estatuas que conviven con el peatón a ras de calles, un forofo de las rotondas y las fuentes y el que jamás hubiera concebido que un banco para sentarse pudiera ser un bloque de hormigón con una tabla atornillada.

Con sus luces y sus sombras, De Lorenzo hizo de la estética de urbana una marca. El concejal delegado de Servicios Urbanos, Movilidad, Medio Ambiente de Avilés, Pelayo García (PSOE), no pretende pasar a la posteridad como el exalcalde ovetense pero sí que tiene sobre su espalda el peso de la responsabilidad de esbozar el Avilés que viene.

En realidad, García es quien da la cara –y por tanto, el que se lleva los bofetones– en nombre de un gobierno que resume en tres palabras el modelo urbano de Avilés que quiere: sostenible, verde y accesible. La idea no es nueva, pues ya se empezó a perfilar en el anterior mandato en proyectos como la reforma del parque del Muelle, pero ahora se trata de extenderla a más espacios con el aparente beneplácito del socio de gobierno, Cambia (confluencia local de Podemos e IU).

A semejanza del fin último que perseguían los proyectos transformadores de Gabino de Lorenzo en Oviedo, el objetivo de las reordenaciones de espacios urbanos en Avilés es peatonalizar calles y plazas, dejando reducida la presencia de automóviles a la mínima expresión imprescindible (acceso a garajes, servicios básicos, carga y descarga...) Por supuesto, Avilés ya tuvo en el pasado sus programas de peatonalización, centrados en el casco antiguo y zonas aledañas.

En lo que se trabaja ahora es en la ampliación de esas áreas y la revisión de algunas. Y, sobre todo, lo que han cambiado son los criterios: ahora, y esto lo dice el concejal Pelayo García, "en las actuaciones o proyectos en marcha se produce un cambio progresivo, incorporando criterios blandos y humanizando los espacios, generando zonas estanciales y aumentando las zonas verdes. Algo que no se había tenido en cuenta en anteriores urbanizaciones, ejecutadas en otro momento y en otro contexto diferente al actual".

A semejanza de lo que le ocurrió a Gabino de Lorenzo cuando decidió expulsar a los coches de decenas de calles, el gobierno avilesino tiene que bregar con el malestar de los comerciantes, que alegan pérdidas de clientela por la imposibilidad de ir a hacer la compra sobre ruedas.

Dicen los expertos que a la larga las peatonalizaciones favorecen al comercio y contribuyen a generar centros comerciales abiertos, pero eso no quita para que las quejas proliferen y la oposición, en Avilés integrada por el PP y Vox, las haga suyas.

Queda también el poso crítico de quienes no acaban de ver ni entender el urbanismo imperante. Los que reniegan de las farolas de diseño y añoran el mobiliario urbano construido con hierro forjado se hacen oír, si bien se saben minoría porque no deja de ser evidente que el grueso de la ciudadanía parece tolerar y bendecir lo que otros llaman "hormigonización de la ciudad", al menos si se atiende al intenso uso y la alta ocupación de los nuevos espacios.

Este periódico ha solicitado a Pelayo García que comente los criterios técnicos, urbanísticos y estético seguidos para intervenir en los espacios públicos avilesinos que han sido últimamente objeto de reurbanización y estas han sido sus explicaciones.

Así será la nueva estética de Avilés: sostenible, accesible y verde

Así será la nueva estética de Avilés: sostenible, accesible y verde / F. L. J.

¡

Calles El Muelle, Emile Robin y La Muralla. Se produce una transición de espacios duros –con predominancia de zonas para vehículos que colmatan los árboles hasta los troncos– a un aumento de la zona verde: en la mediana, con 900 metros cuadrados de zona verde nueva, y en la zona de muro de las vías, con la incorporación de 400 metros cuadrados de zona verde nueva, además de otros 50 metros cuadrados del carril de incorporación desde la calle El Muelle que se sustituyó por zona verde. Inicialmente estaba previsto incorporar arbolado en la mediana, pero la Demarcación de Carreteras, titular de la vía, informó en contra de la plantación de árboles y se optó por mantener la zona verde que ha sustituido al asfalto.

Plaza Pedro Menéndez. La plaza se diseñó y ejecutó pensando en el uso de la misma para el desarrollo de actividades. Ya hay hosteleros con terrazas autorizadas en la zona o en tramitación, que complementan al parque infantil que cuenta con alcorques de plantas y zona verde en su perímetro. En lo que queda de plaza es donde se desarrollarán eventos, conciertos, atracciones, etcétera. Actividades para las que resulta imprescindible contar con un espacio diáfano.

Parque del Muelle. (Espacio BIC). Se optó por mantener la primitiva distribución de zonas verdes y urbanizadas, liberando el entorno de los árboles del paseo central y optando por material suelto y pétreo para permitir el aireo de los mismos y dada la dificultad de implantar nuevas zonas verdes por las sombras tan intensas que producen los árboles. Estos árboles anteriormente estaban colmatados de adoquines de hormigón hasta los troncos. En resumen: en el parque del Muelle y su entorno existe aumento de zona verde. Se han separado la nueva parte verde y la zona de actividades. La no presencia de vehículos hace que la vista de espacios amplios puede generar sensación de exceso de suelos duros, aunque no son más duros que cuando veíamos coches aparcados y el pavimento era asfalto. Además, el espacio es el mismo, solo que ahora se prioriza al peatón.

Plaza de Carbayedo. Se optó por sustituir los adoquines que sellaban la zona de árboles por un alcorque abierto, verde y continuo; es decir, se ha llevado a cabo una sustitución en la zona de árboles de hormigón por césped. Al mismo tiempo, se crea una zona estancial con bancada en la zona verde, que alterna sol y sombra y se incorpora una marquesina. Aspectos todos ellos que se tienen en cuenta debido al cambio climático y a un nuevo planteamiento en la urbanización y en el uso de los espacios peatonales.

Calle La Paz (Versalles). Además de la plantación de una treintena de árboles en los cruces de esta calle con Pelayo y con Fruela, se generan espacios verdes amplios y se crean zonas estanciales. Además, en la zona de la antigua U, se proyecta una amplia zona verde. Todas estas zonas anteriormente no existían porque estaban urbanizadas con baldosas y asfalto.

Parque de Versalles. Los suelos son drenantes, es decir, filtran el agua, porque son porosos y se aprovecha el agua de lluvia en el propio suelo del parque que lo absorbe. Se generan zonas estanciales con plantas aromáticas, juego de bancos en zonas de sol y sombra, se instala pérgola con buganvillas para hacer rincón acogedor con sol y sombra. Los suelos anteriores eran de asfalto que generaba efecto calor; los nuevos suelos drenantes evitan ese efecto y precisamente este diseño ha permitido que encaje en los criterios de los fondos FEDER y obtener la financiación para su desarrollo.

Plaza La Merced. Se han generado zonas estanciales, aumento de la zona verde y plantación de árboles en la propia plaza y en la calle Pedro Menéndez, con el mismo objetivo de generar espacios amables y acogedores, con zonas verdes que inviten a pasear, estar y disfrutar del espacio.

Aparcamientos disuasorios. Se ejecutarán con Fondos Next (convocatoria de dinamización de zonas comerciales). Seguirán los mismos criterios de suelos drenantes, zonas amables y basadas en la nueva realidad que ha surgido del cambio climático y su avance.

Avilés se apunta a las tendencias en boga para ser una ciudad "ecofriendly"

Avilés no ha inventado nada en materia de diseño urbano, pues todas las innovaciones que se aprecian están en los manuales de los urbanistas para diseñar las ciudades del siglo XXI. Las nuevas ciudades, según estos gurús del urbanismo "tienen conciencia ambiental y responsable".

Es por eso cada vez más común encontrar zonas verdes donde antes había hormigón, personas andando o en bicicleta donde antes había coches o elementos tecnológicos que ayuden a disminuir el gasto energético, el llamado movimiento "ecofriendly". La bicicleta sigue siendo una asignatura pendiente en Avilés, pero está llamada a jugar un papel muy importante en la movilidad urbana del futuro.

También el fomento del transporte público colectivo, otro asunto que Avilés tiene pendiente de resolver. Esto repercutirá en el medioambiente y en la salud de los ciudadanos. Los carriles bici y los párkings para bicicletas son elementos obligatorios en esta revolución. Algo que suele pasar desapercibido pero que está presente en los nuevos proyectos de urbanización de espacios públicos son los materiales con los que están hechos los muebles urbanos.

Los sellos FSC (Forest Stewardship Council) y PEFC (Pan European Forest Certification Council) garantizan que la gestión de la madera del mobiliario urbano se hace cumpliendo con requisitos de sostenibilidad y respeto al medio ambiente. El cuidado de la salud, tanto física como mental, es otro criterio tenido en cuenta al diseñar ciudades "saludables".

Esto se logra con la construcción de espacios deportivos integrados como una parte más del ámbito urbano, no relegando la práctica deportiva a espacios acotados y cerrados. Zonas biosaludables, circuitos deportivos o de calistenia fomentan las relaciones sociales a la vez que ayudan a cuidar la salud. Otro criterio fundamental y que Avilés tiene muy en cuenta es debe primar por encima de todo la accesibilidad.

El mobiliario urbano, los parques infantiles y la arquitectura en general deben ser accesible a todo el mundo, eliminado barreras arquitectónicas para personas con discapacidad. Pensar en las mascotas y sus necesidades y optar por soluciones de diseño vanguardista ya sea para poner farolas o papeleras completa el manual de instrucciones para diseñar la estética urbana del Avilés que viene.