04 de diciembre de 2012
04.12.2012
Carreño

Candás se resiste a perder el belén

Los candasinos lamentan que no haya nadie que instale este año el nacimiento en la iglesia de San Félix y proponen que lo hagan los jóvenes o los niños de la catequesis

04.12.2012 | 01:00
Candás se resiste a perder el belén

Candás,


Mónica G. SALAS


Los candasinos lo tiene claro: quieren recuperar su belén. La decisión del grupo de voluntarios que desde hace dos décadas instalaba el nacimiento en la iglesia de San Félix -un montaje que año tras año era visitado por numerosas personas- de dejar esta tarea por problemas personales ha sentado como un jarro de agua fría en Carreño. Los responsables del nacimiento no han encontrado relevo, tal y como publicó LA NUEVA ESPAÑA, a menos de un mes para Navidad.


«Es una pena que se pierda una tradición de tantos años», opina Cristina Tomé. También, Nely Menéndez lamenta que este año el nacimiento no pueda exhibir su magia. «Tengo 65 años y todas las navidades iba a verlo». Como ella muchos otros vecinos de la villa marinera se acercaban cada año al camarín del Cristo de la iglesia de San Félix para disfrutar de un nacimiento «precioso», según lo califica Angelina Menéndez. «Yo siempre iba varias veces con mis nietos y les encantaba ver el movimiento de las figuras, el amanecer y el anochecer», dice María Jesús Cano.


No obstante, hay opiniones para todos los gustos. «A mí me da igual que haya belén o no estas navidades», expresa Verónica Gutiérrez. No obstante, esta vecina de Candás también reconoce que siempre fue «muy bonito» y recuerda cuando iba a verlo de pequeña.


Tras la disolución del grupo que desde hace más de veinte años se ocupa del belén, algunos candasinos afirman que los jóvenes de la villa marinera podrían tomar el relevo. «Hoy en día cualquier joven tiene una preparación suficiente como para poder instalarlo», dice Charo Rodríguez. Además, «hay mucha gente en el pueblo que está parada; si no se hace es porque hay una falta de interés», añade. Otra opción sería que lo montasen «los niños que van al catecismo siguiendo las instrucciones del cura», propone Nely Menéndez.


En cambio, otros opinan que el nacimiento sólo lo pueden armar personas con experiencia, tal y como apunta Marta Fernández, a quien le parece «decepcionante» que «las personas que se encargaban de su instalación lo hayan dejado». En la misma línea, Sara Díaz opina que «no todo el mundo puede ponerse a montar un belén de estas características».


Y es que el nacimiento de la iglesia de San Félix destacaba, sobre todo, por el uso de efectos especiales y sonoros. Algo que valora el público candasín. «Había tormentas, truenos y mucho juego de luces», describe Laura Alonso. También, «se podía ver cómo salía el sol y cómo anochecía», señala María Jesús Serrano. «A mí lo que más me gustaba era el pozo de los deseos, ya que al tirar una moneda se reproducían sonidos», explica María Almudena Martín.


Y todo ello sin olvidar que «las figuras y el paisaje eran hermosos», indica Víctor Manuel Muñiz. En definitiva, se trataba de un nacimiento «muy elaborado y original», según manifiesta Nieves Escudero.


Asimismo, cada año se incorporaban nuevos elementos. Las últimas novedades fueron un reloj de madera movido por un molino de agua y un pozo de los deseos con efectos de sonido. «Se apreciaba que había un interés por mejorar el belén», expresa Marta Fernández. Por todo ello, los vecinos de Candás «queremos que lo vuelvan a poner», sentencia María Teresa Fernández.


No obstante, la realidad es que el grupo candasín, compuesto por Fernando Álvarez, Ángel Martínez, Genaro Suárez, Mauro Izquierdo, Andrés Riesgo y Jesús Villalón, que se encargaba de su instalación en los últimos años se ha disuelto por razones de ámbito personal y profesional.


«Era imposible seguir trabajando juntos y lo tuvimos que dejar», explicó Jesús Villalón a este periódico la semana pasada. Además, «una sola persona no puede hacer frente a su montaje, ya que en años anteriores nos llevó casi dos meses», dijo.


Por el momento no hay ningún colectivo que haya tomado el relevo en Candás. Y la cuenta atrás para celebrar la Navidad ya ha empezado.

«Es una pena que no se instale; era un belén precioso y visitado por muchos cada año»


<Emilia Fernández>

«Cada edición se introducían nuevos elementos; había interés por mejorar el nacimiento»


<Marta Fernández>

«Llamaba mucho la atención a los niños por la representación de truenos y relámpagos»


<Christine Barré>

«Me parece mal que no vaya a haber nacimiento; formaba parte de la tradición de Candás»


<Sara Díaz>

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído