02 de junio de 2018
02.06.2018

La ubicación de las orquestas en Pravia divide a hosteleros y vecinos

Los negocios estiman que los conciertos benefician a la hostelería, pero los residentes se quejan del ruido y quieren llevarlos a La Azucarera

02.06.2018 | 01:13
Los operarios municipales, instalando ayer el escenario de la verbena.

La ubicación de las orquestas y conciertos en los días de fiesta trae polémica en Pravia. Desde siempre se han situado en la plaza Conde Guadalhorce, donde ayer se celebró la verbena de Corpus, generando satisfacción entre los hosteleros de la zona por las buenas ventas de esos días y malestar entre los vecinos, que no pueden descansar por el ruido. Una inquietud a la que se suman hoteleros como Alejandro Macías, quien ha recibido una cancelación general tras avisar de la presencia de una orquesta ayer.

"Informé a los clientes y han cancelado todos, unos pescadores que venían a madrugar para ir al Narcea y también otro grupo de extranjeros. Es un gran perjuicio, en los últimos años, en las fiestas del Xiringüelu, en pleno agosto, y en las del Cristo, en septiembre, directamente cierro". El hotelero asegura que asume que en el fin de semana del Xiringüelu la fiesta esté en el centro, pero propone que las verbenas del Cristo se trasladen a otra zona, "pues son cuatro días seguidos; no digo que se haga todo en La Azucarera, pero tampoco todo en el centro".

A la Azucarera. Ese creen los vecinos de la zona que es el mejor sitio para las verbenas: "Tienen que moverlo allí porque es demasiado ruido, afecta al descanso y al sueño, y encima ahora tocan hasta muy tarde, no es como antes", opina José Luis Grana. También Aurora Pérez apuesta por el traslado a la explanada. "Creo que el centro no está preparado para estas grandes orquestas porque se bloquea y al final no se disfrutan porque son escenarios demasiados grandes para esta zona, estarían mejor en La Azucarera". Además, alega a favor de su argumento la suciedad que se genera y los meados en las fachadas de las viviendas.

También Conchita Fernández y Roberto Suárez están afectados por el ruido, pero estiman que "son cuatro días al año; es un poco de fastidio porque molesta el ruido, pero hay movimiento de gente, lo que más me fastidia es que estén de pie mirando la orquesta y no bailando", afirma Fernández.

Pero lo que para unos molesta, para otros es negocio. "Son unos días de fiesta al año y habría que levantar la mano un poco porque para nosotros es bueno, porque la gente se mueve por todos los negocios del centro. Por eso, quizá, deberían llevarlas a la explanada de la Colegiata", propone el hostelero Miguel Ángel Arrojo. También Diego Fernández apunta que "es un beneficio para toda la hostelería que estén en el centro, no podemos darnos a conocer si lo llevan a La Azucarera, por eso pediría comprensión a los vecinos porque es en beneficio del pueblo". A su vez, la hostelera Eugenia Asla estima que las orquestas-espectáculo podrían trasladarse a La Azucarera, pero entiende que, "si son pequeñas y caben, aquí de cajón, porque beneficia a todos los negocios, y en La Azucarera se va a esuchar igual, son unos días al año".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine