Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Julián Rodríguez Reguero

El Señorío de Noreña

Rodrigo Álvarez y las previsiones demográficas para la próxima década en Asturias

Durante la presentación del libro "Noreña medieval" con su extraordinaria y minuciosa aportación investigadora sobre la Noreña de los siglos XII al XIV, el laborioso historiador local Paco Junquera nos trasladó a una época en que ciudadanos noreñenses cabalgaban por las llanuras de Lena hacia Castilla y Andalucía como caballeros de frontera en tiempos de Reconquista.

Tenían por delante una ardua tarea. Establecer acuerdos entre una nobleza levantina ambiciosa y una realeza que también estaba presionada por el poder eclesial. De fondo, un campesinado con dificultades de subsistencia.

Navegando entre tantas turbulencias, Paco rescata magistralmente la figura de Rodrigo Álvarez, Señor de Noreña.

Nuestro personaje participó activamente en el desarrollo del incipiente estado español como hombre de armas. Primero fue azote de reyes y, posteriormente, sería su más firme apoyo. De forma progresiva fue aumentando su poder e influencia en Asturias. La gran mayoría de los territorios asturianos incluidas las salidas al mar por los puertos de Gijón, Ribadesella y Llanes estaban bajo su dominio o encomienda. Llegó a regular los impuestos sobre el vino en el comercio entre Oviedo, Gijón y Avilés. Siero le rindió tributo y sus vecinos acudieron a Varé para solicitarle la ejecución de la Carta Puebla de la Pola de Siero que cincuenta años antes había concedido Alfonso X el Sabio.

A su muerte sin descendencia, el Señorío de Noreña pasaría a manos regias (Enrique II de Trastamara) y, rápidamente, al Obispo de Oviedo. Por los siglos de los siglos.

Setecientos años nos separan de las historias de este libro. Tiempo en que nadie duda que la vida, la libertad, la ciencia y el conocimiento han ganado la batalla.

Esta larga introducción me lleva a la reflexión que los historiadores repitieron en la presentación. Es necesario conocer la historia para saber hacia donde vamos.

Noviembre de 2022 (+ 700 años)

Las proyecciones demográficas para el año 2033 (a la vuelta de la esquina) del Observatorio Regional (REGIOlab) para Asturias son muy sombrías. La caída de la población en los principales municipios asturianos será la regla. En algunos casos como Valdés, Tineo y Cangas del Narcea adquirirá tintes dramáticos.

Parece que solamente Noreña y en menor medida Llanera revertirán la tendencia.

¿Tendrán algo que ver Rodrigo Álvarez de Noreña y el Obispo de Oviedo con estas predicciones como insinúan los historiadores?

Compartir el artículo

stats