Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuentes y Pajares tuvieron esta campaña 46.700 esquiadores, un tercio de lo normal

Las estaciones registraron un descenso de un millón de euros en los ingresos por la venta de forfaits, en un curso marcado por la pandemia

Esquiadores en la zona de la cafetería de la estación de Pajares, el pasado mes de enero. | A. Velasco

Esquiadores en la zona de la cafetería de la estación de Pajares, el pasado mes de enero. | A. Velasco

Un tercio de los esquiadores que hubo en la última temporada sin covid y menos de la mitad de la recaudación. Ese es el balance de la campaña invernal de este año en Asturias, que ha estado marcada por la pandemia y por las restricciones sanitarias. Esas medidas han obligado a limitar la presencia de esquiadores en las pistas, impidiendo que ningún deportista de otra comunidad o país pudiera pisar las estaciones de Pajares o Fuentes de Invierno. La Dirección General de Deporte informó ayer, tras el cerrarse la temporada la pasada semana, que los complejos asturianos habían acogido a 46.697 usuarios. Y que los ingresos por venta de forfaits se habían quedado en 828.220 euros.

Esas dos cifras contrastan frontalmente con los datos de la última temporada de esquí previa a la pandemia, la 2018-2019, cuando entre los complejos de Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno se llegó a acumular un total de 128.804 esquiadores. Y los ingresos, solo por la venta de pases, fueron de 1,85 millones de euros.

Los datos ofrecidos ayer por el Principado también apuntan a un mayor interés de los usuarios por Fuentes de Invierno. A pesar de abrir la temporada más tarde, estuvo menos jornadas sometida al cierre perimetral del concejo de Aller por las medidas 4 Plus. En concreto, Fuentes de Invierno acumuló 25.062 visitantes e ingresó 284.828 euros por la venta de forfaits. En el caso de Pajares, las cifras fueron de 21.635 esquiadores y recaudó 543.392 euros. El contrapunto con la temporada 18-19 es evidente. La estación lenense recibía entonces la visita de 68.991 esquiadores. Y la allerana a 59.813 usuarios, ambas cifras por encima del total de este curso.

Las jornadas de apertura también se vieron condicionadas por las restricciones y el aplazamiento por parte del Principado del inicio de temporada. Además, en Fuentes de Invierno, el mortal alud de la carretera de San Isidro el 1 de enero impidió inaugurar la campaña hasta mediados de febrero. De este forma, en Pajares su pudo abrir 73 días, de los 88 previstos finalmente, ya que las malas condiciones por temporales obligaron a cerrar en 15 jornadas. En la estación allerana, el total fue de 52 de 54 días de apertura posibles, con dos cierres por condiciones adversas. Como muestra, en la campaña 2018-2019, se abrieron 125 y 117 días respectivamente.

Abonos

En lo relativo a los abonos anuales, en esta ocasión apenas se superaron los 1.200 cuando en un año normal generalmente se comercializan un millar más de pases de temporada. Este año, ni Pajares ni Fuentes pudieron recibir esquiadores de Galicia o Madrid, fuertes mercados para ambos complejos, ni tampoco de Portugal, otro de los lugares de origen de muchos esquiadores durante la temporada. Tampoco se puso en marcha la Semana Blanca escolar, que suele sumar más de 5.000 alumnos cada año.

Desde el Principado recordaron que ambas estaciones se vieron obligadas a “limitar sus aforos en aplicación de los protocolos covid fijados por la Dirección General de Deporte, en coordinación con Salud Pública”. Así, Valgrande-Pajares limitó la recepción de deportistas a 1.200 por día y Fuentes de Invierno, a 1.000 usuarios diarios. “En las dos estaciones se han cumplido con estricto rigor las medidas de protección y se ha respetado, con la comprensión y la colaboración de los usuarios, el sistema de reservas aplicado para controlar el acceso y cumplir con los aforos establecidos”.

Los complejos afrontarán importantes mejoras

Con la llamada “temporada del covid” ya finalizada, ahora solo queda pensar en el futuro. Este año no ha sido bueno ni para los complejos invernales, ni para los concesionarios y negocios que se levantaron alrededor de la nieve, ni para el sector hostelero y hotelero. Por ello, la temporada 2021-2022 deberá ser la que ayude a levantar a todo el sector tras dos cursos complicados. Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno afrontan una inversiones importantes, fundamentalmente en el complejo lenense. Pajares recibirá un fuerte impulso gracias a los 10 millones de euros en inversiones a tres años que se han programado para dar un vuelta de tuerca al complejo. El proyecto central es el del cambio del remonte principal de la estación por un telecabina de diez plazas, que permitirá subir a la cima de la montaña en unos tres minutos, reduciendo notablemente el trayecto actual. En el caso de Fuentes de Invierno, deberán afrontar la revisión de sus remontes al cumplirse los quince años desde su inauguración.

Compartir el artículo

stats