Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Langreo llora a Mar Donate: “Es un palo muy gordo, no nos lo podemos creer”

Fallecida en un accidente de moto en Tineo, trabajaba como cocinera en el colegio José Bernardo de Sama, en el que hoy la van a homenajear

Allegados de la fallecida, ayer por la tarde, en el tanatorio de Langreo.

El fallecimiento en accidente de moto de María del Mar Donate Barreiro el pasado sábado en Tineo ha conmocionado a Sama. Mar Donate era cocinera del colegio José Bernardo y era una persona muy querida por sus vecinos.

La directora del centro educativo, Silvia Casiano, recordaba ayer que el viernes se había despedido de ella como todas las semanas, “deseándole un buen fin de semana”. Poco más de 24 horas después “me dieron la noticia no me lo podía creer”, decía ayer Casiano mientras intentaba asimilar la muerte de Mar Donate, a quien conocía desde que hace 13 años llegase al colegio y de la que ayer reconocía: “Me cuesta hablar en pasado”.

La fallecida llevaba años trabajando en el colegio, primero como cuidadora del comedor. Tras la jubilación de su madre, Normi Barreiro, que trabajaba en la cocina, pasó a ocupar su puesto. “Además era una persona muy vinculada a la comunidad educativa, estaba en el consejo escolar, formaba parte del equipo covid y participaba en todas las actividades”, recuerda la directora del centro. “Es un palo muy gordo para el colegio”, asegura. Casi no se lo podía creer. “Me llegó la noticia y no me lo creía, pero todos sabíamos que era muy aficionada a la moto, así que enseguida pensé que podía ser verdad, hasta que me lo confirmaron”, explica. A la directora del colegio solo le queda “el consuelo de pensar que murió haciendo algo que era su pasión, ir en moto, eso te consuela un poco”.

La familia de la fallecida siempre ha estado vinculada al colegio José Bernardo. “Han trabajado varios miembros de la familia y aquí estudiaron los hijos de Mar, Javi y Laura”.

La directora recordaba ayer que “el viernes, como siempre, comí en el comedor del colegio, a las cuatro pasé por la cocina a despedirme y les dije que pasasen un buen fin de semana”. La tarde del sábado le llegó la trágica noticia.

Silvia Casiano y la comunidad educativa, de la que forma parte una hermana de la fallecida, que compartía con Mar Donate trabajo en la cocina del colegio, rendirán hoy tributo a su compañera. Los niños saldrán al patio con un gorro de cocinero y un lazo negro en memoria de la fallecida. No serán los únicos, por la tarde, los compañeros de afición de Mar Donate, los moteros langreanos, escoltarán sus restos mortales desde el tanatorio de Sama hasta el de Sotrondio, donde se procederá a la incineración.

Compartir el artículo

stats