Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ruta jacobea del Nalón

Recuperar el Camino de las Asturias traería “movimiento turístico y económico” al Valle, resaltan los impulsores de la propuesta

Peregrinos a orillas del Nalón, a la altura de Laviana, recorriendo el Camino de las Asturias. | Fernando Rodríguez

En un momento en que las cuencas mineras asturianas buscan un futuro al que agarrarse, el Camino de Santiago puede ser una de sus soluciones. Concretamente el conocido como Camino de las Asturias, que entra en el Principado por el puerto de Tarna y recorre todo el valle del Nalón hasta entrar en el municipio de Oviedo, con la Catedral como destino final, por Tudela Veguín.

El presidente de la asociación “La Pegarata” de Laviana, Fernando Rodríguez Pandiella, conoce bien el territorio, “que es una maravilla” por eso cree que todos los Ayuntamientos del valle del Nalón (Langreo, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Sobrescobio y Caso) “deberían ponerse de acuerdo para recuperar ese camino”. “Deben ser conscientes que hay un camino que tuvo una trascendencia vital y promocionarlo igual que hacen otros ayuntamientos como los caminos de la costa o del interior”, explica Rodríguez Pandiella.

Lo primero que pide el presidente de “La Pegarata” es que se “señalice” esta vía, que está perfectamente documentada. A partir de ahí “podría hablarse de la posibilidad de instalar albergues en distintas etapas del recorrido”, apunta. Rodríguez Pandiella insiste que en el Camino de Santiago “genera un importante movimiento turístico y económico, es de las pocas cosas que nos queda”.

El primer paso, el de la señalización, permitiría a los peregrinos hacer el recorrido del Camino de las Asturias, “porque ahora si un peregrino entra en Asturias por el puerto de Tarna no sabe por donde debe seguir, a no ser que lo haga por la carretera, pero es que hay tramos del Camino de las Asturias que no van por la carretera y que son especialmente bonitos”.

“La Pegarata” ya reivindicó hace años la importancia de la senda. Plantearon su recuperación a los ayuntamientos del Valle pero solo en dos de ellos, en Caso y en Laviana, encontraron apoyo. Ahí quedó todo. “Esa falta de apoyo municipal fue la gran traba”, asegura Rodríguez Pandiella.

El Camino de las Asturias recorre todo el cauce del Nalón, desde su nacimiento en la fuente La Nalona, a pocos metros de la cima del puerto de Tarna, hasta el centro de la región, para llegar a Oviedo. Eso supone atravesar el parque natural de Redes, una de las grandes joyas paisajísticas del Principado que se extiende por los concejos de Caso y Sobrescobio.

Tras dejar la montaña, el caminante se adentra en una de las dos grandes cuencas mineras asturianas, la del Nalón, y atraviesa Laviana, San Martín del Rey Aurelio y Langreo. “También se podría vincular el Camino a la tradición industrial y minera de Asturias, hay mil formas de promocionarlo”, insiste Rodríguez Pandiella que reclama a la Mancomunidad del Valle del Nalón que reivindique esta vía histórica.

El origen de la senda está precisamente en que al discurrir por el valle del Nalón atravesaba una zona que estaba a salvo de la amenaza musulmana instalada en la Meseta y a resguardo de las incursiones normandas que atemorizaban la costa cantábrica. El camino desde el puerto de Tarna a Oviedo, que aprovechaba en su primer tramo (hasta Campo de Caso) el recorrido del camino real existente, tuvo su apogeo en los siglos IX y X, aunque comenzó a declinar a partir del siglo XI, cuando los cristianos aseguraron las fronteras de la zona sur y se multiplicó el tránsito de peregrinos por el camino francés.

Sin embargo, se siguió utilizando. En el archivo de la Catedral de Oviedo hay documentos que hacen referencia a Laviana, Blimea y Barros como puntos del Camino.

El Camino de las Asturias está también documentado en algunos códices medievales como la crónica silense recogen que muchos caminantes preferían la senda del valle del Nalón por la seguridad que ofrecía ante musulmanes y normandos.

En marzo de 2004 una expedición integrada por miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Álava, hizo el recorrido con el objetivo de rescatar del olvido el paso de Tarna y recuperarlo como la primera ruta que seguían los primitivos peregrinos en su viaje al sepulcro del Apóstol antes de que se consolidara el llamado camino francés, que discurre por la Meseta y entra a Asturias por Pajares.

El Camino de las Asturias parte de Pamplona y cruzando por la villa de Huarte-Araquil, se incorpora al Camino del Interior en Salvatierra, pasa por Vitoria-Gasteiz hasta Armiñón, donde se desvía de dicho camino para seguir por las tierras de Ribera y Valdegovia en Álava; La Losa en Burgos; Reinosa en el sur de Cantabria; Brañosera en el norte de Palencia, y Prioro en el norte de León. Desde ahí enlaza con el puerto de Tarna, donde comienza el tramo asturiano por el valle del Nalón hasta llegar a la Catedral de Oviedo para seguir a Santiago a través del Camino Primitivo.

La etapa que entra en Asturias recorre 289,4 kilómetros desde la localidad leonesa de Lois hasta el pueblo de Tarna, atravesando el puerto, que divide Asturias y León. Desde Tarna, la ruta continúa en una segunda etapa hasta Rioseco con un total de 29,2 kilómetros.

La siguiente etapa es la más larga, va desde Rioseco hasta Riaño, atravesando toda la cuenca minera en un recorrido de 31,38 kilómetros. La última etapa, la que lleva al peregrino desde Riaño hasta el Salvador, en Oviedo, es la más corta, con tal solo 15,7 kilómetros de longitud. Un camino por valles y montañas que bien podría ser el camino del futuro turístico y económico de la cuenca del Nalón.

Compartir el artículo

stats