Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El corte de la línea de Feve para abordar obras impide recuperar el Tren de la Biosfera

El Principado pretendía que el convoy turístico volviese a circular este verano por el Valle tras dos años cancelado por la pandemia

Viajeros del Tren de la Biosfera, en uno de los recorridos de la primera etapa, salen del convoy en el apeadero de San Vicente. | Fernando Rodríguez

El Tren de la Biosfera no podrá circular este verano por el valle del Nalón. Tras dos años sin la ruta turística debido a la pandemia la intención del Principado, que puso en marcha la iniciativa en 2019 junto con Renfe, era recuperarla, según indicaron fuentes de la Viceconsejería de Turismo. Sin embargo, añadieron, el corte de la circulación entre El Berrón y Laviana de la línea de Feve que conecta este último concejo con Gijón no permitirá que el convoy turístico circule por la comarca.

La interrupción del tráfico ferroviario por el Valle en todo su recorrido, que llega hasta El Berrón, se prolongará durante seis meses. Durante este tiempo se abordarán las obras de renovación integral de la línea. Este corte total de la circulación se iniciará en verano, indicó el Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias).

Entre El Berrón y Gijón habrá tráfico ferroviario durante el día pero no desde las ocho de la tarde a las ocho de la mañana. La interrupción del servicio se prolongará, en ese caso, durante diez meses.

El convoy turístico fue recuperado en 2019 tras cinco años sin circular. Se denominó entonces de la Biosfera y de la Minería y solo realizó dos viajes, el 27 de julio y el 17 de agosto. Años atrás se ponía en marcha todos los sábados de julio y agosto, y en ocasiones también alguno del mes de septiembre.

El tren comenzó a circular en el año 2007, pero se suspendió siete años después. Los turistas que se subieron al tren pudieron visitar equipamientos en cuatro de los cinco concejos del valle (Caso, Sobrescobio, Laviana y San Martín del Rey Aurelio). Solo uno de los municipios de la comarca, Langreo, quedaba fuera de las paradas. El convoy llegaba en el último año que circuló hasta Sotrondio y desde allí, se fletaban autobuses para visitar el resto de los lugares incluidos en el programa.

Los turistas accedían al Museo de la Apicultura, la Colegiata de Santa María la Real de Tanes y el Centro de interpretación del parque natural de Redes, en Caso. También conocían la Casa del Agua, ubicada en Rioseco, antes del almuerzo, que en Laviana. Desde allí se dirigían al Museo de la Minería y de la Industria de Asturias (MUMI), en El Entrego. El Tren de la Biosfera dejó de funcionar el mismo año en el que fue inaugurado un nuevo equipamiento turístico vinculado a la minería, el Ecomuseo “Valle de Samuño”, cuyo titular es el Ayuntamiento de Langreo. Dos años después Hunosa abrió al público el pozo Sotón, permitiendo en un primer momento la visita guiada por el interior de la mina y añadiendo posteriormente otros contenidos: el acceso al Centro de Experiencias y Memoria de la Minería y la organización de visitas en el exterior de las instalaciones, que han sido declaradas Bien de Interés Cultural (BIC).

El viaje en el convoy turístico del Valle tenía en 2019 un precio de 45 euros con una tarifa reducida de 20 euros para menores entre 4 y 13 años. En cada uno había 100 plazas disponibles.

El acuerdo firmado por Renfe y el Principado en 2019 incluía junto al Tren de la Biosfera y la Minería otros dos convoyes turísticos por Asturias durante aquel verano. Una de las rutas, “La sidra y los dinosaurios, arrancaba en Oviedo para llegar a Villaviciosa, donde se organizaba una visita a la bodega de Sidra El Gaitero. También tenía paradas en el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), el Mirador del Fito y el Museo de la Sidra, en Nava.

El tren de la ruta “Puertos y acantilados” salía de Gijón hacia Candás. En el Cabo Peñas, los viajeros visitaban los acantilados y el Centro de Interpretación del Medio Marino. Paraban después en Candás, San Esteban de Pravia y Cudillero.

Compartir el artículo

stats