Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una década de desgobierno en las Ubiñas: la UNESCO urge articular ya la gestión en el espacio protegido

El Gobierno central también reclama la aprobación del documento, tumbado en los tribunales por falta de memoria económica

El pueblo de Tuiza de Arriba, en el parque natural de las Ubiñas. Miki López

El parque natural de las Ubiñas-La Mesa lleva una década de "desgobierno". El espacio protegido no tiene un instrumento de gestión (IGI) estable desde 2013, ya que el último plan -que sustituía un documento que se había anulado- fue tumbado por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). La situación es "insostenible" para los vecinos, que denuncian la falta de inversiones. El nuevo director del parque, Enrique Fernández Cabezas, reconoce que urge la aprobación del plan. Incluso el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y la UNESCO han reclamado al Principado de Asturias que saque el documento adelante.

Los problemas del parque natural de las Ubiñas vienen ya de lejos. En 2013, la parroquia de Páramo denunció el Instrumento de Gestión Integrada (IGI) original del espacio protegido. Los trámites judiciales se alargaron durante más de un año, hasta que el Tribunal Supremo dictaminó la anulación del documento. El Alto Tribunal afirmó entonces que el plan adolecía "de los mismos y otros añadidos vicios, defectos y causas de nulidad" que el Plan Rector de Uso y Gestión y Plan de Desarrollo Sostenible. Éste, a su vez, también había sido tumbado por el Tribunal Supremo.

El Principado empezó entonces a trabajar de nuevo para mejorar el instrumento de gestión. Entre otras cuestiones, intentaron subsanar los motivos principales que habían causado las primeras anulaciones. Según el Alto Tribunal, el procedimiento para su aprobación había vulnerado "principios constitucionales como el de participación ciudadana". El último IGI que estuvo en vigor salió adelante en 2015, pero pronto quedó en suspenso por una nueva denuncia vecinal.

Y otro varapalo. El Tribunal Superior de Justicia de Asturias volvió a dar la razón a los vecinos. En este caso, por la falta de una memoria económica. "Entonces nos dijeron que añadir este documento y tener listo el IGI sería cuestión de semanas", apuntó ayer la representante de los vecinos del parque natural, Auri Villar. No fue así: han pasado siete años desde la última sentencia sin que el plan haya salido adelante.

Sin rodeos, el nuevo director del parque de las Ubiñas afirma que el malestar de los vecinos es "comprensible". La falta de un plan de gestión hace que la gerencia del espacio protegido sea "mucho más complicada". Fernández Cabezas reconoció ayer que "hay varios informes de la UNESCO y del Ministerio que hacen ya referencia a la necesidad de sacar adelante el plan". Matiza, no obstante, que la falta de inversiones que critican los habitantes de las Ubiñas no está relacionada con la falta de un documento que articule la gestión: "De hecho, hace poco que se han aprobado varias líneas de fondos europeos", explicó.

"Buena fe" de los vecinos

"Hay un silencio absoluto, estamos totalmente desinformados", clamó Auri Villar. Y destacó que "somos los vecinos los que cuidamos del parque, sigue cuidado gracias a nuestra buena fe". Recuerda que la falta de una gestión bien articulada deja en el aire las limitaciones de usos, obras y otras actuaciones en el parque: "Si sigue habiendo parque, es porque entre todos nosotros estamos cuidando de él", reiteró la representante vecinal del espacio protegido. También denunció que la Junta Rectora "lleva más de tres años sin reunirse".

Extremo que confirma Fernández Cabezas, pero con matices. Según el director del parque, "es cierto que las reuniones se suspendieron con la llegada de la crisis del covid-19; pero esto no ocurre solo en las Ubiñas, pasa en todos los parques naturales de Asturias". La intención del Gobierno regional es de empezar a poner orden. Está previsto que las juntas rectoras empiecen a reunirse en las próximas semanas.

Compartir el artículo

stats