Pajares recupera su snowpark para la temporada invernal tras un año cerrado

La estación lenense ya ha cerrado el contrato con la empresa que instalará los diferentes elementos para que los aficionados al snowboard puedan hacer piruetas

Un snowpark instalado en Pajares en una campaña anterior. | snowforecast

Un snowpark instalado en Pajares en una campaña anterior. | snowforecast

Andrés Velasco

Andrés Velasco

La estación de Valgrande-Pajares afronta esta temporada invernal 2023-2024 como la primera D.T. (Después de la telecabina). Una campaña en la que el complejo lenense espera consolidar los grandes resultados de visitantes que se dieron el último curso, el más corto de la década por falta de nieve. Y la gran novedad que se presenta esta campaña es la recuperación del snowpark, un área destinada especialmente para los aficionados al snowboard, aunque también utilizada por esquiadores, y en la que pueden realizar saltos y deslizamientos en diferentes elementos instalados.

La pasada temporada, la estación lenense se quedó sin este equipamiento por problemas administrativos. Y es que el contrato con la empresa que debía montar el snowpark no se firmó a tiempo, y por ello no se pudo instalar. Sin embargo, este curso ya se ha adelantado el trabajo, y la estación ya ha adjudicado los trabajos, por lo que de nuevo se podrá contar con un área muy atractiva para los amantes de un deporte que cada año tiene más adeptos, especialmente entre los más jóvenes. Este recurso se ubica en la zona de Cuento Negro, cerca del telesilla Brañillín.

Mejoras

Valgrande-Pajares está en pleno proceso de transformación hacia un modelo de estación que le permita competir con los grandes complejos de España y Europa. Todo comenzó con la primera fase de un proyecto más ambicioso. Se invirtieron casi 10 millones de euros para instalar la moderna telecabina que se estrenaba la pasada temporada y que ya le ha dado un salto de calidad de gigante al complejo. Y es que ahora esquiadores y turistas (también por el verano) pueden subir a la cima del complejo invernal en cinco minutos, cuando antes se empleaban más de 20. Además, se ha reforzado la zona de iniciación en la cota más alta del complejo con la instalación del antiguo telesilla del Brañillín entre las zonas media y alta, lo que permite una mayor agilidad y capacidad de transporte de usuarios.

Pero lo que viene ahora, la segunda fase, será definitiva en ese proceso de cambio de Pajares. Actuaciones encaminadas a la desestacionalización del complejo, pasando a ser, como su propio nombre ya indica, una estación de esquí y de montaña. El plan director de las instalaciones lenenses ya recogen varias obras como la instalación de una "montaña rusa", una pista para deslizarse con neumáticos, o vías ferratas y puentes tibetanos. Es ahora lo que las administraciones tienen que definir.

Y con ese fin se produjo una reunión la pasada semana entre la Viceconsejera de Cultura, Vanessa Gutiérrez, la Alcaldesa de Lena, Gemma Álvarez, y el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres. Se habló en el encuentro de varias posibilidades relacionadas no solo con la estación, sino con el entorno y con la posibilidad de explotar la llegada del AVE a Asturias. En este último caso, sobre la mesa se puso la posibilidad de unir la estación de esquí con la de tren de La Pola con autobuses lanzadera, de forma que en menos de cuatro horas, alguien que viva en Madrid pueda esquiar en Pajares.

Además de la diversificación de actividad, también se puso el foco en desarrollar otros elementos del complejo inveranl y el entorno: los saneamientos, limpieza y servicios requieren de mejoras que se abordarían en la segunda fase de la renovación del complejo. Además, Principado, Ayuntamiento y Cámara de Comercio trabajarán en definir los proyectos que tengan encaje en las convocatorias de ayudas europeas para poder garantizar que los proyectos que se presenten tengan financiación.