Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La literatura en asturiano busca nuevos horizontes

La precariedad laboral, el desencanto generacional y la emigración emergen como grandes temas de los autores jóvenes, que apuestan por la experimentación formal y abordan géneros inéditos, como la ciencia ficción

Nicolás Bardio ha logrado un doble hito: imponerse en el premio "Asturies Xoven", en su modalidad de narrativa, con una novela escrita en asturiano y, además, de ciencia ficción. "La Colomina 36", la obra con la que Bardio ha logrado el galardón, es una ucronía que parte de la premisa

El palmarés de la última edición del "Asturies Xoven" simboliza la emergencia de una generación de autores heterogénea, pero que tienen en común un carácter inquieto y un afán de experimentación. Es algo que está presente también en "Superpoderes", el poemario de Miguel Rodríguez Monteavaro, escrito asimismo en asturiano y en el que asume soluciones formales heredadas de Valter Hugo Mãe en la disposición de los textos. Un volumen en el que, jugando con el concepto de las antípodas y con la idea de reflexionar sobre los superpoderes cotidianos del ciudadano de a pie, el autor compone un grito generacional.

Por último, Cristian David López bucea en el mestizaje y en las repercusiones de la emigración en el texto teatral "Basta con tener ganas", el único de los tres volúmenes escrito en español. Una pieza feminista en la que López, paraguayo de nacimiento, vuelva muchas de sus vivencias personales en el viaje que, doce años atrás, le emprendió para instalarse en Asturias.

López, como Nicolás Bardio, nació en 1987, mientras que Miguel Rodríguez Monteavaro es de 1990. Una conexión generacional que se percibe también en algunos temas comunes en sus respectivas obras, como son la precariedad laboral, la incertidumbre cara al futuro, y cierto desencanto ante las oportunidades que la sociedad ofrece a su juventud. Algo quizás más matizado en el caso de López, que tiene una explicación en su propia condición de emigrante. Porque, como él mismo asegura: "Todos los emigrantes persiguen un sueño, es lo que nos mueve y nos abre camino".

Desde sus respectivas posiciones, y atendiendo a sus propias inquietudes, cada uno vive un momento que consideran crucial para las letras asturianas. "Está complicado, pero también creo que pasa en todas las lenguas, porque la literatura no deja de ser algo minoritario, y la poesía más", sostiene Rodríguez Monteavaro. Cree que los escritores, y más los que publican en asturiano, tienen que "quererse más" y dejar atrás "el autoodio". "Tenemos que tener más amor propio y creer en lo que estamos haciendo", señala.

Nicolás Bardio cree además llegado el momento de que la literatura se abra a nuevos géneros, en especial a la fantasía y la ciencia ficción, y trabaja para ello. "La Colomina 36" es de hecho la punta de lanza de un universo ucrónico que explora en el juego de rol "Depués d'Ochobre", el primero realizado en asturiano, que financió a través de una campaña de crowdfunding y que acaba de presentarse hace apenas unos días. Pero además, prepara una edición al asturiano de "El señor de los anillos", la obra magna de J. R. R. Tolkien, que editará Trabe y cuyos tres volúmenes se publicarán las próximas navidades, el primero, y en los años 2022 y 2024, los dos restantes.

"Si miramos los estudios sociolingüísticos", reflexiona Bardio, "vemos que el número de personas que saben leer y escribir en asturiano ha crecido mucho, pero las ventas siguen más o menos igual. Tenemos un público al que le gusta lo que hay, y otro tipo muy militante, que compra por apoyar el idioma. Pero creo que hay gente que lee asturiano y castellano, y que si no compra más libros en asturiano es porque no encuentra lo que busca".

"Tenemos grandes escritores", continúa Bardio, "pero no tenemos de todo. Yo, por ejemplo, soy un gran lector de fantasía, también de ciencia ficción, pero en asturiano apenas lo trabaja Adolfo Camilo. Y supongo que habrá un público al que le guste, por ejemplo, la novela romántica, que estará igual", concluye.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats