Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Radiografía del deporte asturiano en la pandemia: Las carreras han dejado de ser populares

“Es difícil de entender que se hagan conciertos en un recinto cerrado y no se permitan pruebas al aire libre”, dice Jorge Fernández, organizador de competiciones

Jorge Fernández, ayer en el parque de La Fresneda.

Jorge Fernández, ayer en el parque de La Fresneda. Irma Collín

Jorge Fernández organizó por última vez una carrera popular en octubre. Fue el primer Trail Desafío Los Vientos de Penausen, en La Espina, en el concejo de Salas. “Un éxito”, dice sobre una de las pocas pruebas de este estilo que se ha celebrado en Asturias después del confinamiento que comenzó en marzo del año pasado por la pandemia del covid-19. Desde entonces, no ha podido sacar ninguna otra adelante ya que las competiciones deportivas en Asturias, así como la libertad de movimientos para entrenarse, son solo para los deportistas federados. Las pruebas que él organiza están enfocadas al deportista aficionado, a todas esas personas que utilizan el deporte como una vía de escape y para los que estas competiciones son una motivación para seguir preparándose.

LNE Una imagen del Trail Penausen celebrado en La Espina (Salas)

“Hay miles y miles de corredores populares cuya motivación diaria para hacer deporte es tener la ilusión de preparar una de estas carreras”, explica Jorge Fernández. En su opinión, los requisitos para organizar este tipo de carreras no están bien regulados en la región y eso hace que ahora mismo sea imposible llevarlas a cabo por las restricciones que buscan que la pandemia remita. Una regulación que sí existe en otro tipo de actividades, deportivas y culturales, que cuentan con un amparo legal: “Hay un vacío muy grande, no se entiende que se hagan conciertos en un recinto cerrado y no se permitan pruebas al aire libre”.

El precedente de la carrera que organizó en La Espina le convence aún más de que es posible hacerlo con seguridad, cumpliendo unas reglas estrictas, como una limitación en el número de participantes (en La Espina fueron 125) o que los corredores hagan los dos primeros kilómetros con mascarilla y a la llegada vuelvan a ponérsela, entre otras medidas. “Hice un equipo muy bueno con los corredores y con el Ayuntamiento de Salas y conseguimos sacarla adelante sin que hubiera contagios”, dice Jorge Fernández.

Todo ello le lleva a pensar que lo que está sucediendo es “una injusticia”. “El mensaje que quiero lanzar es que detrás de las carreras populares hay muchas ilusiones y que, siguiendo los protocolos, se pueden organizar carreras sin que haya ningún problema”, añade.

Tampoco entiende bien la distinción entre los deportistas que están federados y los que no. Él defiende que se permita el deporte para los que tienen una licencia federativa, pero no sabe bien cuál es la diferencia en cuanto a la posibilidad de contagiarse con respecto a los que no la tienen: “Tener licencia no te priva de contagiarte”.

El problema de que no se celebren este tipo de pruebas es especialmente relevante en Asturias ya que, explica Jorge Fernández, “es una de las regiones donde más carreras populares hay”. Unas carreras que para llevarse a cabo requieren de los permisos de los ayuntamientos donde se van a celebrar, algo que ahora es prácticamente imposible. “Lo que pido es que se paren a pensar y que hagan una normativa para poder organizar carreras porque detrás de todo esto hay corredores de todas las profesiones que tienen la ilusión de participar, a muchas personas les han cambiado la vida estas carreras y siempre para bien”, añade.

Para este organizador de pruebas deportivas, director de Asturias Sport y Nature, una de las consecuencias de la pandemia está siendo “la demonización del deporte”: “Hay conciertos, votaciones, gente en la calle, lo cual me parece muy bien, pero no se puede celebrar una carrera con un protocolo de seguridad”, añade. Lo cuenta alguien que asegura haberse “autoconfinado”: “Vivo autoconfinado, salgo exclusivamente a hacer gestiones de trabajo que requieren mi presencia, se trata de tener la máxima responsabilidad individual, cuidarse uno para cuidar a los demás, pero el mundo no se puede parar”, añade. Él tiene claro que no se va a rendir y seguirá luchando por sacar adelante más carreras: “He anunciado tres carreras, una se ha celebrado y las otras dos se van a celebrar me cueste lo que me cueste”.

Compartir el artículo

stats