Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: Las tablas de David Gallego

Mareo ha vuelto a la primera línea y Djuka, la segunda mayor inversión en la historia de la SAD, se ha revalorizado más que un bitcoin

Gallego, a la derecha, charla con Marc Valiente

Gallego, a la derecha, charla con Marc Valiente Marcos León

No es Moisés, ni falta que hace, que en estos tiempos inciertos lo que sobran son profetas de barba postiza, gurús y expertos en política de salón por las mañanas y de microbiología por las noches. Pero David Gallego tiene sus mandamientos y con ellos ha llegado a colocarse como uno de los técnicos rojiblancos con mejor arranque desde la llegada del color a los televisores patrios.

En la Liga del covid, que va camino de ser la primera marcada de principio a fin por la pandemia, Gallego ha sabido sacarle jugo a lo que le pusieron sobre la mesa. Y todo ello sin protestar ante la falta de refuerzos: tres en dos ventanas, todo un récord para lo que se suele estilar por estos parajes. Pasada más de media temporada, la filosofía galleguista recogida en las tablas de Gallego ha dado sus frutos.

Mareo ha vuelto a la primera línea y Djuka, la segunda mayor inversión en la historia de la SAD, se ha revalorizado más que un bitcoin. Gallego ha sabido alcanzar el éxito y gestionarlo. Ahora queda por ver si seguirá teniendo tan buena mano para que ese éxito se sostenga en el tiempo y sirva para que el sportinguismo, cargado hasta las trancas de agotamiento pandémico, tenga algo que celebrar a final de curso más allá de haberse llevado el torneo de barrios.

También está por ver cómo resistirán los mandamientos de Gallego los reveses, si los hubiera o hubiese, y la tensión de tener en el cogote una grada apretando al equipo de casa y no dando palmas (virtuales) como hasta ahora

decoration

También está por ver cómo resistirán los mandamientos de Gallego los reveses, si los hubiera o hubiese, y la tensión de tener en el cogote una grada apretando al equipo de casa y no dando palmas (virtuales) como hasta ahora. Y para eso también hacen falta tablas, aunque sean de otro tipo.

Compartir el artículo

stats