Opinión | Fútbol es fútbol

Egipto, Denver y Girona

Sobre la lesión de Gavi y el gran papel del equipo revelación de la Liga

1. Del antiguo Egipto al Barroco. En el capítulo «Los planos del crimen» de la serie «Colombo», el arquitecto Markham imparte una clase en la universidad (el arquitecto habla de «compartir sus conocimientos») en la que sostiene que las pirámides de Egipto fueron construidas por interminables ejércitos de esclavos, que los faraones estaban alarmados por las olas de crímenes y que los ingenieros eran enterrados bajo sus obras para proteger sus secretos. En fin.

Markham se despide de sus alumnos diciendo que la semana siguiente estudiarán la arquitectura barroca. Uf. En las tertulias futbolísticas abundan los arquitectos como Markham que deciden «compartir sus conocimientos» con la audiencia llenado el breve espacio en el que están de falsos lugares comunes, barbaridades que pretenden ser ciertas porque son pronunciadas a gritos y hechos sepultados bajo toneladas de nada que ocultan cosas tan sencillas como que la terrible lesión de Gavi no fue resultado de una conspiración madridista, ni producto de la mala fe del seleccionador, ni efecto de la poca estabilidad emocional de un futbolista de diecinueve años.

Como Markham, los tertulianos gritones pasan de la genialidad de Griezmann (hasta hace poco un futbolista sobrevalorado) al racismo en los estadios con la misma facilidad con la que el arquitecto pasa del antiguo Egipto al Barroco. Agotador. El detective Colombo debería darse una vuelta por algún chiringuito.

2. Cosas que hacer cuando estás muerto. Por razones que la razón no conoce, hay títulos de películas más famosos que las películas mismas. Por ejemplo, «Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto», «Alicia ya no vive aquí» o «Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar». Los títulos se han colado en la cultura popular, pero las películas no tanto. Y hablando de títulos famosos y películas olvidadas, se me ocurre uno muy bueno: se llama «Selección de Italia». ¿Quién no conoce ese título, ese equipo, esa selección, ese modo de ser y de jugar al fútbol? Es más, diría que la selección de Italia es la actual campeona de Europa y que «Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar» es una película de Woody Allen, pero no estoy muy seguro. Ver jugar a la selección de Italia es una de las cosas que se pueden hacer en Denver cuando estás muerto.

3. Aquiles en Girona. Una de las máximas del implacable y maquiavélico Frank Underwood de la serie «House of Cards», ese hombre que llega a presidente de los Estados Unidos de América como quien orina en la tumba de su padre, es que incluso Aquiles era igual de fuerte que su talón. Gran verdad histórica, política, moral y futbolística. Muchos futboleros llevan varias jornadas intentando encontrar el talón de Aquiles del Girona líder de la Liga, pero de momento no aparece. El Girona es bueno en todo, y el talón le funciona perfectamente.

Quizás el talón de Aquiles del equipo de Míchel esté en aquella derrota ante el Real Madrid, es decir, ante un equipo que lanza flechas dirigidas por los dioses del fútbol. Una derrota del Girona en el partido contra el Athletic del próximo lunes sería, como diría Frank Underwood, más un tropiezo que una caída. Pero si el Girona pierde con el Barça dentro de un par de jornadas, podríamos decir que su talón de Aquiles es el clásico dúo. Un equipo no puede ganar la Liga con un talón de Aquiles clásico, pero sí puede clasificarse para jugar la Liga de Campeones. Hasta Aquiles querría fichar por el Girona.