Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas asturianas podrán levantar junto a sus plantas torres eólicas de autoconsumo

El Principado facilitará instalar molinos de viento en suelo industrial con la condición de que viertan a la red la energía que no gasten

Torres eólicas en la sierra de los Lagos, en Allande.

Torres eólicas en la sierra de los Lagos, en Allande. Elena Peláez

Las empresas asturianas podrán levantar parques eólicos propios con los que aplanar sus facturas de la luz. Así lo regula un decreto impulsado por el Gobierno regional en el que se asegura que estas instalaciones deberán, no obstante, estar conectadas a la red eléctrica, a la que suministrarán los excedentes que la compañía no utilice. El objetivo es el de explorar otra vía para relanzar este tipo de generación energética, mucho menos contaminante y más respetuosa con el medio ambiente y, a la vez, permitir que las compañías puedan ahorrar en sus costes energéticos, una de las principales cargas que tienen las grandes industrias.

Para ganarse la etiqueta de parques eólicos de autoconsumo, la empresa o el negocio que los promueva tendrá que consumir, como mínimo, el 30% de la energía generada en esa instalación. El resto podrá verterlo a la red. También hay otras condiciones que establece, en este caso, la normativa nacional. Como que el aerogenerador tiene que estar pegado a la industria que vaya a consumir la energía que genere. O, como mucho, no puede estar a más de quinientos metros.

El Gobierno asturiano está adaptando ya desde hace un tiempo su normativa para facilitar la implantación en la región de molinos eólicos con el objetivo, precisó el Ejecutivo, de adecuarla la evolución tecnológica y la transición ecológica. El del autoconsumo es uno de los ajustes que se están realizando. Otro es el de los emplazamientos de estas instalaciones. El Principado recomienda –que no obliga– a que estos parques eólicos se instalen en suelo industrial o en aquel que tenga la calificación de no urbanizable. El objetivo, agregan fuentes del Gobierno, es el de “propiciar un desarrollo ordenado en el que se respete la biodiversidad, el patrimonio cultural y el natural”.

El caso es que el de los aerogeneradores para autoconsumo era una vía muy poco explotada por las empresas. Principalmente, apuntan algunas fuentes, por las limitaciones regulatorias que existen. Aunque también tiene que ver el precio de los propios aerogeneradores, cuya inversión inicial se tarda en amortizar. Lo que sí que está subiendo con fuerza es el autoconsumo a base de energía solar, con la instalación de paneles solares en el techo de las fábricas o naves industriales, ya que la energía solar es mucho más estable –es más fácil predecir las horas de luz que habrá en un año que el viento que puede generarse– y las inversiones iniciales suelen ser ya mucho más modestas que hace unos años.

El Principado avisa de que estos no serán los únicos cambios en la normativa eólica porque este es un proceso a largo plazo que implica a tres consejerías –la de Industria, Medio Rural y Medio Ambiente– y que afectará a unas directrices sobre la ordenación del territorio que llevaban vigentes durante los últimos trece años.

Dentro de este plan figura también el posibilitar que en la zona central de Asturias se puedan construir unos 125 aerogeneradores. Aunque en la zona en las que están asentados los grandes concejos asturianos –Oviedo, Gijón y Avilés– solo se podrán instalar unos 50, más otros 75 en los concejos aledaños.

  • Rebajar factura. El Principado facilitará la instalación de torres eólicas para autoconsumo en industrias asturianas, con el objetivo de que puedan meterle un buen hachazo a su factura de la luz.
  • Nueva normativa. El Gobierno asturiano lleva un tiempo adaptando la normativa para facilitar la implantación en Asturias de molinos eólicos con los que cambiar las fuentes energéticas de la región.
  • Paneles solares. Las industrias asturianas están apostando por instalar paneles solares en los tejados de sus factorías para conseguir bajar su factura de la luz. El mercado solar creció el año pasado un 30%.

Compartir el artículo

stats