Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las eléctricas quieren rentabilizar el agua asturiana con más de 20 nuevas centrales

Los proyectos incluyen la construcción de embalses para grandes bombeos, el aprovechamientos de minas y la instalación de hidrotornillos

Presa de La Barca

Presa de La Barca

EDP y Endesa proyectan en el Suroccidente la construcción de las centrales hidráulicas de mayor potencia de Asturias. Los proyectos, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, incluyen la construcción de nuevas presas por encima de las actuales de La Barca (Tineo) y Salime (Grandas y Allande) para generar electricidad en centrales reversibles de 453 y 800 megavatios de potencia trasvasando agua entre ellas mediante bombeos en las horas valle en las que la electricidad es más barata y sueltas por gravedad en las horas punta para turbinar. Los circuitos hidráulicos actuarán como grandes almacenes energéticos que permitirán gestionar renovables y dar respaldo a las fuentes verdes con producción intermitente como la eólica o la solar.

Los proyectos hidráulicos de EDP y Endesa en La Barca y Salime son los de más potencia de un listado de más de veinte iniciativas que, impulsadas por la transición energética y los fondos europeos, vuelven a poner al abundante agua de Asturias en el punto de mina de las eléctricas. Llega una nueva oleada hidráulica.

Proyectos con acento andaluz.

Antes que EDP y Endesa, la compañía cordobesa Magtel inició trámites para aprovechar los embalses de La Barca y Salime con centrales reversibles de menor potencia (de 300 y 400 MW, respectivamente.) Además maneja proyectos similares para los embalses de Arbón y Doiras, en el río Navia.

Viejas iniciativas.

Con la transición energética han despertado de su letargo viejos proyectos como el de la central hidráulica a construir a los pies de la presa de Rioseco, en Sobrescobio. Esta instalación, que tendrá una potencia de 3,45 MW, está promovida por Ceprastur, sociedad formada por EDP y el Ayuntamiento de Sobrescobio.

El agua de la mina.

Las antiguas explotaciones mineras –muchas inundadas (las subterráneas) y otras con grandes cortas en el terreno que se pueden convertir en grandes depósitos (las de cielo abierto)– son buenas zonas para poner en marcha proyectos de bombeo-turbinación de agua. El grupo leonés Lamelas Viloria tramita dos proyectos de centrales hidráulicas reversibles en las antiguas minas de Buseiro (entre los concejos de Tineo y Cangas del Narcea) y de Coto Cortés (Degaña). La primera tendrá una potencia de 153 MW y la segunda de 356 MW. Por su parte la compañía valenciana Ingesanc incluye una central hidráulica reversible en su proyecto de parque solar para la antigua mina a cielo abierto de Cerredo (Degaña). Con energía solar se bombeará agua de un arroyo cercano al cono invertido de la antigua mina de carbón a cielo abierto, convertido en embalse. Cuando no haya producción solar se soltará el agua por gravedad para turbinar y mantener la generación eléctrica. Junto a estos proyectos también están los planes de Hunosa en geotermia con agua de mina (en Langreo, San Martín y Siero) y de generación de hidrógeno.

La revolución del hidrotornillo.

Compañías eléctricas (EDP), empresas de ingeniería (AZ Renovables) y ayuntamientos (Cabrales), están tramitando hasta siete proyectos para instalar centrales de hidrotornillo con tecnología asturiana en pequeñas presas de los ríos Nalón, Narcea, Esva y Casaño.

Microproyectos.

Los aprovechamientos hidroeléctricos se propagan por cualquier instalación que use mucha agua. Por ejemplo, Aguas de Langreo proyecta una minicentral en su potabilizadora de Entralgo (Laviana) y Somines y Barganeiro en su piscifactoría de Pravia.

El Principado destaca la “calidad” de los planes para La Barca y Salime


El Consejero de Industria, Enrique Fernández, alabó ayer las iniciativas de EDP y Endesa para el desarrollo de centrales hidroeléctricas reversibles en los embalses de La Barca (Tineo) y Salime (Grandas). Apuntó que eran iniciativas para captar fondos europeos ya conocidas por la administración regional. “En muchos casos, la Consejería ya conocíamos de forma confidencial estos proyectos de centrales hidroeléctricas, y estamos satisfechos en este proceso porque entendemos que en Asturias se están presentando proyectos en cantidad y calidad suficiente para cumplir un objetivo que nos habíamos marcado, que es tratar de maximizar el volumen de fondos europeos que se invierten en nuestra región”, aseguró Fernández, que añadió que “hace una semana se develaba esa gran iniciativa estrella, como es la de Arcelor, pero poco a poco se van conociendo otros que de forma conjunta nos permiten albergar esperanzas”. El alcalde de Tineo, José Ramón Feito, advirtió de que “habrá que analizar bien el proyecto de La Barca y ver el impacto que pueda tener tanto en la zona como sobre los propios vecinos”. No obstante, Feito también puso el acento en que desde el Ayuntamiento tinetense siempre se dará apoyo a los proyectos que ayuden a crear empleo en una zona muy necesitada.

Compartir el artículo

stats