Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Huelga del transporte, coste de la luz y sector primario sin márgenes: todas las crisis confluyen en Asturias

El Principado es una de las regiones donde la huelga del transporte provocada por el alza de los carburantes está teniendo mayor impacto

Un ganadero asturiano participa en una tractorada en el Occidente. TANIA CASCUDO

Asturias se ha convertido en un punto de confluencia de todas las crisis provocadas por la subida de precios en España. El Principado es una de las regiones donde la huelga del transporte provocada por el alza de los carburantes está teniendo mayor impacto; su industria sufre como en ninguna parte el encarecimiento de la energía por el uso intensivo de la electricidad, y además su sector primario, la agricultura y la pesca, también se está revolviendo por el alza de los precios.

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), que en la madrugada del pasado viernes llegó a un acuerdo con el Gobierno para mejorar las condiciones del sector ante la escalada de precios del carburante, hablaba ayer de “práctica normalidad” en las carreteras pese a la decisión de la Plataforma Nacional para la Defensa del Transporte por Carretera de mantener su convocatoria de paro indefinido, que ayer cumplió 15 días. No obstante, desde las grandes empresas del sector se reconoció que había excepciones a esa normalidad y que se localizaban en Asturias, Galicia y País Vasco, comunidades en las que tradicionalmente las protestas del transporte tienen un mayor impacto y en las que las pymes y autónomos tienen mayor peso.

En Asturias la incidencia de la huelga del transporte sigue siendo alta, pese al desgaste de dos semanas, y los piquetes siguen actuando en los principales puntos logísticos de la región e interrumpiendo la cadena de distribución. “La situación de Asturias es muy diferente a la de otras regiones. Aquí seguimos sin poder recibir materias primas y sin poder sacar la producción. En nuestro caso en dos o tres días tendremos que parar, porque no tenemos más capacidad de almacenamiento. Tendremos que plantear medidas como un ERTE”, señaló Alfredo Suárez, director general de Asturmadi, empresa avilesina fabricante de puertas metálicas y estructuras para parques solares.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, pidió ayer responsabilidad a los trabajadores del sector del transporte que siguen movilizados, ya que se ha alcanzado un acuerdo “muy favorable” y por tanto se debe “recuperar la normalidad cuanto antes”. Su llamamiento no tiene respuesta es Asturias, donde dos las tres patronales del transporte, Cesintra y UITA, respaldan la continuidad de los paros pese al paquete de ayudas anunciado por el Gobierno.

Asturias es un punto rojo en la huelga del transporte, pero también en los efectos de la carestía de la electricidad. El Principado tiene una de las mayores concentraciones de industria electrointensiva y el encarecimiento de la luz pone en juego la competitividad del corazón industrial de la región. La compañía siderúrgica ArcelorMittal tiene paradas instalaciones por la escalada de precios de la electricidad y otras como Asturiana de Zinc reducen al mínimo la producción en los momentos que el suministro es más caro.

La pesca y el campo

El sector secundario asturiano está estrangulado por la carestía de la electricidad y los efectos de la huelga del transporte, pero no está en mejor situación el sector primario. Los pescadores ya han protagonizado medidas de protesta, con el amarre de la flota, por el incremento de los precios del gasóleo. El anuncio de compensaciones por parte del Gobierno han dejado las movilizaciones de los pescadores en suspenso, pero la tormenta no ha amainado. Y en el campo la tensión se sigue acumulando y explota cada vez que se convoca una protesta. La carestía está provocando un ciclón de reacciones y Asturias está en el vórtice.

Miembros de un piquete conversando con agentes de la Guardia Civil en el polígono de Silvota, en Llanera. FERNANDO RODRÍGUEZ

Los piquetes redoblan su presencia en los polígonos asturianos


Los transportistas en huelga llamaron durante el fin de semana a redoblar la presencia en los puntos calientes de la distribución en una “última semana de presión”. En España pierde fuerza la movilización, mientras que en el Principado siguen en pie. Los piquetes continúan actuando y los agentes han incrementado su presencia. El fin de semana escoltaron a 400 camiones repartidos en 98 convoyes.

Compartir el artículo

stats