Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres de cada cuatro economistas creen que la situación de Asturias será peor en 2023

El precio de la energía ya es el principal problema para los expertos, que solo mejoran sus previsiones respecto al mercado laboral

Casi dos de cada tres economistas asturianos creen que la situación económica actual del Principado es "peor o mucho peor que hace un año" mientras que tres de cada cuatro prevén que, además, "empeorará un poco o mucho a lo largo del próximo año". Esta es una de las conclusiones de la cuarta edición del "Económetro Asturias 2022" elaborado por el Colegio de Economistas de Asturias (CEA). En el estudio, elaborado entre el 2 de marzo y el 18 de abril, participaron 291 profesionales adscritos a la entidad asturiana.

El presidente de la CEA, Abel Fernández, señaló ayer durante la presentación del estudio que, si esta muestra se hubiese realizado ahora "seguro" que mostrarían unos resultados aún más pesimistas. Fernández advirtió además de que la mala situación de la economía tendrá un periodo mas largo del estimado inicialmente por los representantes políticos y los organismos oficiales. El decano de los economistas auguró que los próximos meses serán "complicados", con un inflación en alza que "no será coyuntural" y con unos tipos de intereses superiores a los previstos. En este sentido, el 81,8% de los expertos encuestados opina que ha comenzado un periodo de inflación prolongado que "obligará a cambios en la política económica". Solo el 10,7% considera que la situación será transitoria, provocada por la salida de la crisis y los altos precios de la energía.

Los costes energéticos se han convertido en la principal preocupación de los economistas asturianos. El 88% de los encuestados señala el precio de la energía como uno de los tres principales factores que marcan la competitividad de la economía asturiana, superando este año a la presión fiscal (65,3%) debido, sobre todo, a las consecuencias de la guerra de Ucrania.

El único parámetro que ha mejorado en esta edición del Económetro es la situación de la creación de empleo en la región, aunque, según señaló el coordinador técnico del informe, Santiago Álvarez, se trata de una "percepción mínima que no es significativa". Además, respecto al Económetro de 2021 ha disminuido en casi treinta puntos (del 92,7% al 63,6%) el porcentaje de quienes creen que la situación económica de Asturias ha empeorado respecto a un año antes, si bien es verdad que la valoración de 2021 estaba muy marcada por el escenario pandémico de 2020, apuntó Álvarez.

"No cabe duda que respecto al futuro el pesimismo se consolida: del 53,6% que opinaba en 2021 que la economía asturiana empeoraría en un año, al 76,3% que cree en la actualidad que así ocurrirá", destacó el coordinador de la muestra.

Compartir el artículo

stats