18 de marzo de 2020
18.03.2020
La Nueva España
Crisis del coronavirus

Los londinenses se confinan solos

Los londinenses abandonan masivamente los lugares públicos, aunque pubs y restaurantes siguen abiertos

18.03.2020 | 18:44
Personas con máscaras caminan en Londres.

Londres comienza a tener un aspecto irreal a causa del temor a la propagación del coronavirus. Covent Garden, Leicester Square, Oxford Street, el barrio del Soho o Trafalgar Square están desiertos. Este miércoles el famoso London Eye daba vueltas prácticamente vacío, bajo un cielo gris y melancólico. Adiós a las colas y a los turistas, que desaparecieron hace días. Ahora también los londinenses se borran del mapa, voluntariamente.

Un solitario gaitero escocés toca en un desértico puente de Westminster. EFE

En el restaurante de comida rápida Pret A Manger de Westminster, normalmente abarrotado, apenas había cuatro clientes a media mañana. La mayoría de los funcionarios en los ministerios colindantes ya trabajan desde casa. Ante el bajón de público desde el lunes, cuando el Gobierno dio la voz de alerta, la dirección de la cadena mantiene los locales abiertos, pero se ha suprimido el servicio en las mesas.

"Es la primera vez que no tengo que esperar por el capuchino", comentaba una mujer joven, que da clase en un colegio cercano y había caminado durante más de dos horas para evitar tomar el metro. El Ejecutivo anunciaría más tarde el cierre de todos los centros escolares.

Corbyn y la reina

El Parlamento sigue abierto, pero apenas había diputados en la Cámara de los Comunes durante la sesión de control. El laborista Jeremy Corbyn era de los pocos que estaba en el banquillo, con 70 años cumplidos. En el Palacio de Buckingham, a punto de cumplir los 94, la reina, recibía a oficiales de la Marina Real, sin guardar, tampoco ella, la distancia social recomendada.

Apenas una clienta en la terraza de un café en Covent Garden, en la capital británica. EFE

Londres se va recluyendo poco a poco. Los transportes públicos han comenzado a reducir su servicio. En la estación de metro de South Kensington faltaba la algarabía habitual que montan los niños. Colegios enteros desembarcan allí cada día, camino del Museo de Ciencias Naturales o del de la Ciencia. Los dos han cerrado, al igual que el Victoria and Albert, justo enfrente. Lo mismo han hecho, uno tras otro, la Tate, la National Gallery , el Museo Británico y prácticamente todos los demás.

Ni distancia, ni protección

Donde la afluencia de público no baja es en los supermercados. La cadena Sainsbury's, ha establecido un horario exclusivo para las personas de avanzada edad y para las más vulnerables. Además, ha racionado algunos productos básicos, "para que puedan comprarlos un mayor número de personas", según sus directivos.

En el Waitrose de Kensington High Street había a primerísima hora una larga cola de carritos repletos, junto a las cajas. Apelotonados, los que esperaban no guardaban entre sí distancia alguna y pocos llevaban algún tipo de protección.

Incluso el personal estaba trabajando sin guantes, ni máscaras. "Aquí no se están tomando las cosas en serio y el problema va a ser enorme. Mira lo que pasa en mi país ahora", comentaba nerviosa Dominique, una francesa con guantes de látex negros, mientras pedía un café en la panadería Gail's. En el local había varios corrillos de mujeres sentadas en las mesas, charlando despreocupadamente.

Últimas pintas

Londres está a la cabeza de los contagios en el Reino Unido. El número real de casos no se conoce, pero confirmados hay 500 y son ya 30 los muertos en la capital. La bomba de relojería está a punto de estallar y en los hospitales, públicos y privados, se realizan las últimas operaciones rutinarias para dejar camas libres urgentemente.

Pero bares, restaurantes y pub se resisten a cerrar y algunos londinenses quieren apurar hasta el final antes del confinamiento obligatorio. "No he cambiado mucho de vida. Anoche estuve en un club", reconocía un joven que estaba corriendo por el parque de Holland. Decía no tener miedo y dejará de salir o bajar al pub "cuando esté prohibido, pero antes no".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído