El Ayuntamiento de Llanera ha informado de modo favorable la licencia para apertura de actividad de Metrohm Dropsens, que se instalará en el Parque Tecnológico de Asturias, con sede en Coruño (Cayés). El proyecto de la compañía, una de las de base tecnológica con mayor proyección del Principado, deberá ahora, no obstante, superar un trámite de carácter autonómico. El acuerdo municipal prevé precisamente la remisión del expediente al Principado para que el Servicio de Prevención Ambiental y Cambio Climático califique la actividad.

Dropsens se dedica al desarrollo y fabricación de sensores electroquímicos con gran potencial de aplicaciones para la detección en campos como la salud, el medio ambiente o el campo industrial, entre otros, y en 2018 obtuvo el premio de Innovación del Instituto de Promoción Económica del Principado (IDEPA). Creada en 2006 como spin off de la Universidad de Oviedo, en 2010 se trasladó a la bioincubadora que el Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI) gestiona en el Parque Tecnológico y una vez requirió de la ampliación de sus instalaciones se fue, en 2020, al Vivero de Ciencias de la Salud.

Ahora regresa al Parque Tecnológico de Asturias y su trayectoria es puesta como uno de los ejemplos de éxito de las empresas de base tecnológica del Principado que han recibido impulso con apoyo de los organismos de promoción económica autonómica. La directora del Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI), Cristina Fanjul, se refería precisamente a esta compañía como una de las que después de desarrollarse en este centro vuelve al parque empresarial que la vio crecer. "Trabajamos con ellos cuando todavía cruzaban la puerta siendo investigadores de la Universidad de Oviedo. Crearon un modelo de negocio y estuvieron instalados en la bioincubadora, hicieron crecer el proyecto, se les quedó pequeña la bioincubadora, tuvieron que irse porque las costuras ya del edificio reventaban y ahora vuelven al Parque Tecnológico con un edificio propio. Ojalá creemos muchos más Dropsens y podamos hacer que estos pequeños embriones que llegan desarrollen todo ese potencial", explicaba Fanjul en una reciente entrevista en la edición digital de LA NUEVA ESPAÑA de Llanera.

Según la información que sobre la empresa ofrece el IDEPA, la inversión para instalarse en el Parque Tecnológico de Asturias, donde han levantado ya una nave, supera los tres millones de euros. "El núcleo del proyecto va a consistir en el diseño, desarrollo y fabricación de electrodos serigrafiados, que son materiales desechables utilizados como dispositivos analíticos miniaturizados basados en técnicas electroquímicas de medida, y de instrumentación analítica, centrada en equipamientos electroquímicos portátiles alimentados por baterías y accesorios destinados a favorecer el uso de electrodos en sistemas de flujo o actuar como interfaz entre los sensores y los instrumentos de medida", explica el Instituto de Desarrollo Económico del Principado.

En 2017 DropSens fue adquirida mayoritariamente por la empresa de origen suizo Metrohm A. G., que desarrolla y comercializa instrumentación científica a nivel mundial. En el exterior de la nave del Parque Tecnológico, que funcionará asimismo como un centro de I+D+i de esta matriz Metrohm AG, se lee de hecho el nombre "Metrohm Dropsens".