El escritor Nando López llevó al Foro Comunicación y Escuela una reflexión sobre la violencia que se da en nuestra sociedad. Los alumnos de cuarto de Educación Secundaria del Instituto Elisa y Luis Villamil de Vegadeo tuvieron la oportunidad de analizar junto a su autor el libro “Nadie nos oye”, un thriller que aborda el racismo, la homofobia, el machismo, el bullying, en definitiva, la violencia.

“Hago una literatura incómoda en la que abordo temas muy duros y no tengo respuestas para esos problemas que planteo. No sé cómo se evita la violencia que sale en las páginas del libro, pero sé que esa violencia existe, a día de hoy causa muchas víctimas y escribir sobre ello es la forma de que pensemos si somos cómplices o no de esa violencia”, expuso el escritor ante los alumnos, que durante el curso han leído su libro y conocían muy bien de qué les estaba hablando.

Un asesinato, una violación o la violencia machista, son algunos de los episodios que marcan la trama del libro y de sus personajes. Unos protagonistas adolescentes a los que el autor ha querido reflejar también de manera positiva pensando en jóvenes que tienen sueños e inquietudes que les llevan a practicar deporte, estudiar música o escribir, más allá de sus obligaciones como estudiantes.

“Creo que hay que cambiar la mirada sobre la adolescencia, la gente joven tiene inquietudes y es comprometida, no quería mostrar personajes sentados en un parque hablando de la nada”, matiza.

A lo largo de la charla, a través de las preguntas de los estudiantes, el autor fue profundizando más en sus personajes, basados en personas e historias reales y en cómo abordar el tema de la violencia. “La novela está compuesta desde la idea básica de que todos tenemos responsabilidad de lo que pasa a nuestro alrededor. Un acto de violencia al que nadie responde parándolo crea una cadena en la que los violentos se crecen”, expuso. A lo que añadió que “monstruos podemos ser cualquiera en el momento en el que no nos oponemos a la violencia”.

El encuentro duró una hora que se hizo corta para atender a todas las preguntas que habían preparado los alumnos.