10 de mayo de 2010
10.05.2010
 
Vistas al mar

¡La Bolsaaa... de Jalisco... ahí viene... ahí vaaa!

Da la impresión de que los inversores extranjeros no se fían de nuestra política económica

10.05.2010 | 02:00
¡La Bolsaaa... de Jalisco... ahí viene... ahí vaaa!

Pues igual es cosa de especuladores malvados, pero lo cierto es que la Bolsa española está experimentando unos meneos que no los supera Niní Tirabuzón -gloriosa interpretación de Monica Vitti-, cuando inventó «el caderazo», mientras trataba de que el enorme lazo que cubría su rabadilla (descosido durante su actuación), recuperase el lugar que le correspondía, caldeando así, desde el escenario de un decimonónico teatrín de variedades, a los rijosos espectadores. Y, encima, ese no fue el único susto de la semana pasada?

-¿Enterástete de lo que diz el periódicu, ho?... resulta que parez que tamos mezclaos con los «Neanderthales»?

-¡Ay, la madre que los?!... non, si ya se veía venir, con esti cuentu de negáse a controlar a los emigrantes foriatos? ¿y diz algo de si ye contagiosu, ho?

-¡Home, Veneranda, por Diosss, nun digas burráes!... ¿tu sabes lo que ye un Neanderthal, ho?... mira, aquí lo pon bien claro: ye un paisanu primitivu, con cejes prominentes, cráneo echáu p'atrás, y piernes y brazos llargos?

-¡Coño, Silverio!... ¡¡si tas falando del to pá!!... ¡ay, menos mal que lu llevamos a la residencia pa vieyos antes que nos diera un muerdu, que debe ser peligrosíiisimu!... bueno, la verdá ye que a mi trató de atizáme co'l cayáu, cuando lu taba emburriando con les agujes de facer puntu pa metélu nel ascensor de la residencia, perooo? ¡diba a poder él con una de Cimavilla!...

Da la impresión de que los inversores extranjeros no se fían demasiado de nuestra política económica, y que prefieren llevarse la pasta a otro sitio, lo que, de verdad, no hay quien lo entienda, porque aquí se está trabajando seriamente para cuadrar las cuentas y reducir el déficit, y no hay mas que echar un vistazo por ahí para comprobar como se están ya recortando gastos?

-? Pues vamos cortar un poquiñín de aquí? ¡ya ta!... y otro poquiñín de esti llau? ¡bárbaro!... y esto parezme que también tá de mas, o sea que ¡a tomar vientu!...

-? Non se, Belorcio, non se? pa mi idea que, metíu a facer recortes, tas pasándote tres pueblos?

-¿Y a mí que me cuentes, ho?? ¡que nun ye por caprichu, ye que tamos obligaos a facelos por les circunstancies!...

-? Non, si ya se que ye por eso? pero, fíu: meté-i tijera al papel higiénicu que usen los funcionarios en el aseu, y cambia-yos cada rollu por una bolsina confetti, que ye lo que queda después de los recortes, parezme desagerao?

-¿Y que quiés que faga, ho?... la otra posibilidá que nos daben yera reciclar el papel oficial de los asuntos que taben caducáos, y ya comprobamos en la «experiencia-pilotu» que, si lu usaben, diben pasar el restu de la xorná llaboral quitando tinta de les ñalgues con un estropaju, y, claro: eso diba en perxuiciu de la productividá?

Por eso, y porque estamos haciendo tan bien las cosas, lo que debe estar ocurriendo es fruto de alguna perversa conspiración organizada por los «fondos de pensiones» de Australia, que pretenden que se vaya al caray nuestra cabaña vacuna, para empezar a vendernos solomillo de canguro, colonizando así nuestros mercados y logrando que se nos ponga a todos cara de marsupial, y que empecemos a andar a saltitos, lo que va fatal para la artrosis?

-¡Ah páaapa!... tú que tas tan leíu? esto del «big crack» que parez que i va a dar a la bolsa? ¿ye algo así como lo del «big-bang» del pasáu, ho?

-? Puesss? home, yo, entender, mas o menos, entiéndolo, pero así como pa explicátelo, non? ye que fáltate preparación, y nun lo dibes a entender?

-¡Ah!... oye, y lo del «bing-bang» esi que dicen que pasó fai una porretá de años? ¿a ti tocóte vivilo, ho?...

-¿El big-bang, ho?... estooo... ¡ay, sí, olvidábaseme!... si, claro que lu viví ¡¡menuda explosión, fiu, como pa no acordáse!!? fue el mismu día que me casé, cuando to má quitó, de repente, la faja? ¡¡la de Diossss!!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook