12 de marzo de 2019
12.03.2019

Los empresarios piden acortar el plan de los Lagos y compensarlo con controladores de tráfico

La propuesta de Incatur incluye la prohibición de vender billetes en Covadonga y que el centro de visitantes esté abierto al menos ocho meses

12.03.2019 | 01:10
Toño Sánchez, Saúl Pascual y Gonzalo Barrena, ayer, en Cangas.

El plan de acceso a los Lagos de Covadonga debe limitarse a los meses de julio a septiembre, además de Semana Santa y los puentes de mayo y del Pilar, según la propuesta del grupo de trabajo creado por la Asociación de empresarios de los Picos de Europa (Incatur), presentada ayer en Cangas de Onís. La comisión defiende que fuera de esas fechas los atascos pueden paliarse con la contratación de controladores que regulen el acceso a la zona de Lagos en función de los aparcamientos disponibles. El planteamiento es, en este punto, opuesto al que defiende el Ayuntamiento de Cangas, que ha planteado al Principado el aumento de los días de vigencia de la restricción de vehículos particulares al espacio.

El colectivo denunció la dificultad de acceder a datos como el desglose de visitantes por quincenas, los costes reales del plan de transporte a los Lagos y en qué se invierten los beneficios que genera. También que a día de hoy esté sin aprobar el calendario en que estará operativo dicho plan en 2019.

Entre las propuestas generales presentadas ayer figura también la creación de una comisión permanente en la que participen tanto el Ayuntamiento de Cangas de Onís como asociaciones y gestores del parque nacional de los Picos de Europa o que el centro de visitantes "Pedro Pidal" permanezca abierto al menos durante ocho meses. Más: abogan por que la flota de autobuses que suba a los Lagos esté compuesta por vehículos de dimensiones más moderadas y porque hagan paradas acordadas en el mirador de la Reina. "También habría que ver quién y cómo se decide el precio del billete, ya que en la práctica podríamos estar asistiendo a la privatización de un espacio público si resulta que muchas familias no lo pueden pagar y es un lujo", esgrimió Gonzalo Barrena, uno de los ponentes de la propuesta.

Mejorar la señalización del acceso regulado para no alejar a los visitantes o suprimir el punto de venta de billetes en Covadonga, para evitar allí embotellamientos, fueron otras de sus sugerencias.

En el acto participaron el expresidente de Incatur, Toño Sánchez; el nuevo presidente del colectivo empresarial, Saúl Pascual y el citado Gonzalo Barrena, que intervino en la redacción del proyecto. Los tres quisieron dejar claro que el documento, que se registró la semana pasada en la Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente, está abierto a futuras revisiones y que cualquiera que quiera colaborar en su mejora puede hacerlo a través de la web www.aconcejo.com.

El grupo de trabajo, compuesto por ocho personas de la zona relacionadas con el turismo activo, la hostelería o el montañismo, incidió en la necesidad de que los grupos organizados de vecinos tuvieran más presencia en los órganos de toma de decisiones del parque nacional de los Picos de Europa. "No puede ser que las decisiones las tomen unos pocos en un despacho oscuro y cerrado. Tiene que haber flexibilidad y transparencia", puntualizó Barrena. Como ejemplo de malhacer pusieron la instalación de unas barreras de acceso a los Lagos a la altura de la rotonda de Covadonga, que a su juicio confunden y espantan a los visitantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook