08 de mayo de 2008
08.05.2008

Vecinos de la Tenderina recogerán firmas contra el gasómetro de la Fábrica de Gas

«Desde aquí abajo vemos la Catedral como dentro de una cárcel», alegan
El PP cree «saludable» un debate, pero señala que la decisión es de Cultura

08.05.2008 | 02:00
Gasómetro de la Fábrica de Gas de Oviedo, en una imagen de archivo.

L. S. NAVEROS

Vecinos de la Tenderina han decidido iniciar una campaña de recogida de firmas para pedir la retirada del gasómetro de la Fábrica de Gas, ya que consideran que afecta a la visión que se tiene de la torre de la Catedral desde esa zona de la ciudad. Primitivo López, vicepresidente y portavoz de la Asociación de Vecinos «San Francisco Javier» de la Tenderina, lo expresa gráficamente: «Desde aquí abajo vemos la Catedral como si estuviese en la cárcel; pensamos que esa estructura mecánica no pinta nada ahí y ahora es el momento de decirlo».


Los vecinos se reunieron ayer con el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, para pedir el apoyo del Ayuntamiento a su postura. «Queremos que con el plan de la Fábrica de Gas se aproveche para desmontar esta estructura y tirarla, porque no sirve para nada y estropea las vistas que tenemos del casco viejo desde la Tenderina. Vamos a presentar un escrito a la Consejería de Cultura y otro al Ayuntamiento para que decida el que tenga competencias. Después, recogeremos firmas y las presentaremos, para que se tenga en cuenta nuestra opinión», anuncia López.


Tras la reunión con los vecinos, Alberto Mortera destacó que la decisión sobre el mantenimiento o no del gasómetro es del Consejo de Patrimonio y de la Consejería de Cultura, y que el Ayuntamiento tiene «capacidad de propuesta, pero no de decisión» en este aspecto. Sí animó a los vecinos a «pulsar la opinión de los residentes» en la Tenderina, porque «es saludable que se abra un debate razonable y educado sobre los pros y los contras de mantener este elemento, que tiene una innegable singularidad, pero que no es una pieza señera del patrimonio industrial. No hay ningún elemento similar en otra ciudad asturiana, y habría que plantearse cómo queda el espacio con gasómetro, pero también como queda sin él».


El concejal de Urbanismo puso como ejemplo el debate que se abrió sobre la conservación o no del puente de Pumarín: «Hubo una fuerte polémica sobre si había que conservar o no el puente de hierro del ferrocarril. Se optó por quitarlo y, en mi opinión, tanto General Elorza como Pumarín ganaron espacio».


El concejal aludió a la polémica por las torres de Calatrava. «Es inevitable señalar que uno de los argumentos contra las torres era cómo afectaban a la perspectiva de la Catedral desde el Norte, lo mismo que dicen los vecinos de la Tenderina del gasómetro».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook