Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo se aprieta el cinturón: para 2022 toca "contener el gasto"

Economía plantea un escenario condicionado por la caída de ingresos, aunque confía en que el Congreso vuelva a suspender la ley Montoro

Fachada del Ayuntamiento de Oviedo.

Fachada del Ayuntamiento de Oviedo.

Tras un año de prórroga, el Ayuntamiento de Oviedo ya se ha lanzado a confeccionar sus nuevos presupuestos, que quiere que comiencen a funcionar el 1 de enero de 2022. La concejalía de Economía planea tener listo el borrador del primer presupuesto de la pandemia este mismo mes. Y, a la espera de lo que ocurra con la norma estatal de estabilidad presupuestaria, el Ayuntamiento plantea apretarse el cinturón. Así, una circular de la Oficina Presupuestaria a la que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA dibuja las líneas maestras de un presupuesto que tendrá “obligatoriamente” que ser “de contención de gasto”.

Mientras avanzan trabajo, en el área de Economía tienen un ojo puesto en Madrid. Por un lado, la caída de los ingresos fiscales –tanto estatales como municipales– constreñirán el músculo económico del Ayuntamiento. Y por el otro, la Ley de Estabilidad Presupuestaria podría volver a cerrarle el flujo del remanente al Consistorio. Con la pandemia, las entidades locales pudieron incumplir la norma impulsada por el exministro Cristóbal Montoro en el año 2012. De momento, para 2022 todo sigue en el aire, pero fuentes de Economía dicen confiar en que el Congreso vuelva a levantar la mano y, así, poder incrementar las previsiones de gasto y la inversión.

Si no se diese el cambio, el presupuesto municipal “no solo se vería condicionado” por el nivel de ingresos del Ayuntamiento, “sino por el cumplimiento de los requisitos” impuestos por la norma. El pasado 20 de octubre, con carácter excepcional, el Congreso suspendió la regla de gasto y los objetivos de estabilidad y deuda durante 2021. Esa suspensión todavía no se ha extendido al próximo año. Aunque los técnicos esperan que desde Madrid se tome una decisión en ese sentido, hasta entonces se ha pedido a las concejalías que trabajen en un escenario “de cumplimiento de las reglas fiscales”.

El procedimiento en la elaboración de los presupuestos de 2022 ha cambiado. Ahora, Economía hace una propuesta de gasto que cada área municipal, si estima que es necesario ampliar, debe incrementar de manera motivada. Cada uno de los responsables recibió un documento general y otro específico con la propuesta de desembolso para su área. Ese cambio, desde la Oficina Presupuestaria lo justifican en la intención de disponer “de un escenario presupuestario adaptado a la situación existente y ajustar el presupuesto a la capacidad real de gasto, en las diferentes partidas que lo conforman”.

Antes de cerrar los flecos y hacer que cuadren los números, cada área deberá realizar su anteproyecto sobre las líneas maestras trazadas por la concejalía de Economía, dirigida por Javier Cuesta. El servicio de Urbanismo, también deberá remitir un informe sobre los ámbitos urbanísticos en trámite y los posibles ingresos que se puedan conseguir.

Con la confianza de poder continuar utilizando los remanentes para seguir haciendo frente a la pandemia, el Consistorio ya empieza a pensar en las inversiones de 2022 que, en principio y salvo por un puñado de nuevos planes, se volverán a circunscribir a los “grandes proyectos de mandato”.

El presupuesto de 2020 tuvo que ser prorrogado en 2021 debido a la necesidad de incrementar los gastos y el descenso de los ingresos a causa de la pandemia. Las dos variables imposibilitaron que los números se pudiesen cuadrar. Entonces se habló de una “difícil decisión”. Ahora, para hacer frente al primer presupuesto de la pandemia, el Ayuntamiento comienza a trabajar poniéndose en el peor de los escenarios, pero con la confianza de que las ayudas prometidas desde el Gobierno Central terminen siendo una realidad.

Los “grandes proyectos” vuelven a protagonizar las inversiones

El anexo de inversiones, el documento que rige los desembolsos del Ayuntamiento en obras y nuevas infraestructuras, apunta a convertirse en una evolución de su predecesor. Los “grandes proyectos del mandato” ya en marcha o planteados volverán a protagonizar los planes de futuro de la ciudad. Los tres proyectos cofinanciados con los fondos Edusi en la entrada de Oviedo se llevarán buena parte del dinero municipal. La redacción de los proyectos, todavía en evaluación previa, corrieron a cargo de los presupuestos pasados y, ahora, toca financiar su ejecución, mucho más cuantiosa que su planificación. Estos tres proyectos son los que tienen el calendario más ajustado, porque deben ejecutarse antes de que termine el año 2023. Pero hay otros planes en cartera que, previsiblemente, deberán plantearse en el presupuesto que ahora está en elaboración. El concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Nacho Cuesta –que desde el lunes está ejerciendo como Alcalde durante las vacaciones de Alfredo Canteli– deberá decidir durante este mes qué proyectos son prioritarios y cuales pueden postergarse hasta el próximo presupuesto. Entre los que deberán financiarse en 2022, en principio, estará la rehabilitación de la plaza de toros. A cargo del próximo presupuesto, por ejemplo, también se sabe que se financiará una parte de la rehabilitación del kiosco de la música del Bombé, ya licitado y a la espera de que se adjudique su reparación. Sobre la mesa hay otros proyectos que deberán encontrar financiación, como la transformación del Pavo Real del Campo en un restaurante. La circular remitida desde la Oficina Presupuestaria a los distintos servicios municipales recoge una previsión sobre el anexo de inversiones del próximo año. Las concejalías, de incorporar nuevos proyectos a los ya previstos, deberán realizar una estimación de su coste total y el horizonte temporal de ejecución previsto, incorporando una previsión de las dotaciones presupuestarias requeridas y la información necesaria “para una correcta evaluación” que se llevará a cabo desde el área de Economía del Consistorio.

Compartir el artículo

stats