Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una música muy tentadora

“Quantum Ensemble” convence al auditorio ovetense con su atractiva propuesta en torno a Stravinski y Rimski-Korsakov

“Quantum Ensemble”, durante su concierto. | Luisma Murias

Con una sonora ovación y una ráfaga de aplausos finalizó ayer el cuarto concierto del ciclo “CIMCO”, que protagonizó en la sala de cámara del Auditorio “Quantum Ensemble”. La formación, conjunto residente del Auditorio de Tenerife, convenció al respetable con un programa atractivo y sugerente bajo el título “Tentaciones”, conformado por la “Historia de un soldado” (de Igor Stravinski) y la suite orquestal “Sheherezade” (de Nikolai Rimski-Korsakov).

Antes de dar paso a los artistas, Camino Sofía de la Guerra introdujo, con cierta comicidad, el argumento de las obras que se iban a escuchar en la velada musical, de hora y cuarto de duración. Este pequeño prólogo dio paso a una interpretación del ensemble, formado por Cristo Barrios (clarinete), Adolfo Gutiérrez (violonchelo), Gustavo Díaz-Jerez (piano) y la violinista Cecilia Bercovich, sustituta de última hora de la inicialmente prevista Alissa Margulis, que se erigió como una de las grandes protagonistas de la noche.

Público en el Auditorio.

Y es que desde el primer minuto, la violinista se metió al público, menor en número que en otras ocasiones pero algo más rejuvenecido, desplegando todo su saber hacer, sin perder la sonrisa del rostro e incluso permitiéndose alguna broma con el ruido que hacían las tablas de la sala de cámara al firme paso de la violinista.

Por si fuera poco, la bailarina Carmen Macías intervino en ambas piezas ayudando a dotar de una gran plasticidad la ejecución de las obras de los maestros rusos, para delirio de los asistentes que buscaron con sus aplausos una propina que jamás llegaría. Fue, en todo caso, un exitoso cuarto concierto del Ciclo Interdisciplinar de Música de Cámara de Oviedo (CIMCO), que coordina Cristina Gestido.

Compartir el artículo

stats