Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Cámara pide unidad para conseguir que Oviedo acoja la Agencia Nacional de Salud

Paniceres llama a sumar "fuerzas y energías" en torno al Principado para aprovechar "una oportunidad que Asturias no puede dejar pasar"

Carlos Paniceres, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo. Fernando Rodríguez

La designación de Oviedo como sede de la Agencia Nacional de Salud Pública que el Gobierno de Pedro Sánchez pretende crear para potenciar la atención de este subsector sanitario debe ser una causa común de todos los asturianos. Al menos eso defiende el presidente de la Cámara de Comercio, Carlos Paniceres, quien llama a todos los organismos públicos y privados a "sumar fuerzas y energías" en torno al Principado para conseguir convencer al Estado de que la región es la candidata ideal para acoger este nuevo organismo. "Es una oportunidad que Asturias debe aprovechar y daría un gran impulso a La Vega", defiende el dirigente del colectivo empresarial.

Hacer un frente común entre Ayuntamiento, Universidad, la FINBA, el ISPA y los diferentes agentes públicos y privados de la región en torno al Principado puede resultar determinante a la hora de que el ejecutivo de Sánchez se fije en Oviedo, según defiende Paniceres. "Asturias y Oviedo son una marca muy conocida en el ámbito de la salud, pues tenemos un ecosistema potente y reconocido en torno al HUCA", dijo en referencia a la ya conocida como "milla de la bata blanca", en la que se concentran varios organismos y centros sanitarios de reconocido prestigio incluso más allá de Asturias.

Las palabras de Paniceres suponen un espaldarazo para las aspiraciones anunciadas por el consejero de Salud, Pablo Fernández, en el consejo interterritorial del pasado mes de octubre, cuando el representante del ejecutivo autonómico del socialista Adrián Barbón postuló a Oviedo como posible sede de esta nueva agencia estatal. "En el caso de que se descentralice, optaríamos a ella", señaló Fernández, tratando de mantener la cautela ante la posibilidad de que finalmente el Gobierno decida ubicar el servicio en Madrid, en vez de optar por llevarlo a otros puntos del país como acaba de hacer con las sedes de las Agencias de Inteligencia Artificial y Espacial, que se ubicarán en La Coruña y Sevilla, respectivamente.

El Consejo de Ministros aprobó en verano el anteproyecto para la creación de esta nueva agencia estatal, que tendrá un presupuesto inicial de unos 10 millones de euros y será la encargada de analizar, decidir y coordinar estrategias colectivas en materia de salud pública. Sin embargo, desde entonces no se han dado más pasos para la puesta en marcha de un organismo que incluso podría verse pospuesto tras las críticas generadas por la falta de información acerca de los criterios utilizados por Moncloa para designar a La Coruña y Sevilla como sedes de las otras dos agencias frente a otras ciudades, entre ellas Gijón, que aspiraba a la Agencia de Inteligencia Artificial.

El Alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, pidió hace un mes a Barbón por carta, tal como publicó LA NUEVA ESPAÑA, que consiguiera la Agencia Nacional de Salud Pública para Asturias para "reforzar el objetivo de hacer de Oviedo la capital biosanitaria del norte de España". El regidor ovetense cree que la llegada de este organismo supondría para la ciudad un gran impulso, así como para su ambición de desarrollar un gran polo en torno a la antigua fábrica de armas de la entrada de la ciudad y el complejo sanitario de La Cadellada. Unas posibilidades compartidas por Carlos Paniceres y que este quiere compartir con "visión metropolitana" con toda la sociedad asturiana.

Compartir el artículo

stats