23 de julio de 2020
23.07.2020
La Nueva España
FÚTBOL | SEGUNDA DIVISIÓN

El Oviedo inicia la limpia, rebajará salarios y evita hablar de ascenso

Arnau da la baja a Lolo, Coris y Alfonso, además de a Champagne e Ibra, y ofrecerá renovar con una ficha reducida a Christian y a Berjón

23.07.2020 | 01:16
Francesc Arnau

De un plumazo, el Oviedo ha iniciado la limpia del vestuario y un plan para rebajar los salarios de sus futbolistas. Todo ello, evitando hablar de ascenso. Así pueden resumirse los cincuenta minutos de la comparecencia en la que ayer Francesc Arnau, director deportivo del Oviedo, explicó cómo será el Oviedo que está por venir. Arnau ofreció las claves del proyecto azul para la temporada que viene y confirmó que el club ya está inmerso en una "reestructuración" de los contratos de la plantilla y del filial, tal como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA. El catalán estima que el límite salarial del Oviedo será parecido al de esta campaña: unos ocho millones de euros. Además, el director deportivo negocia la renovación a la baja de Berjón y Christian.

Reajuste de los contratos. "Tenemos que reestructurar la situación en cuanto a salidas y a contratos, para luego poder firmar y hacer un equipo competitivo. Todo esto viene muy influenciado por el tema covid y nos tenemos que adaptar. Si, por ejemplo, antes gastábamos mucho en un delantero, ahora no será así. La reestructuración no solo será en salarios del primer equipo, también en el filial".

Mercado que viene. "Va a ser un mercado atípico. No sabemos exactamente el salario Liga (límite salarial) que vamos a tener porque los ingresos serán variantes. Los presupuestos de los equipos van a bajar y vamos a tener muy poco margen para movernos. Será un mercado muy cambiante y estoy un poco a la expectativa de cómo va a funcionar. Será un mercado austero, de muchos intercambios y con salarios más bajos. Previendo esto, y hablándolo con la propiedad, hay que entender que podemos revertir la situación. Hemos hecho ampliaciones de capital y hay una normativa de la Liga que nos afecta, ya que te condiciona la cantidad al 25% de la cifra de negocio. La idea es mantener el mismo salario Liga y no bajar ni un solo nivel competitivo".

Fichajes. "Es un mercado distinto. De momento no hay planteado ningún fichaje y estamos hablando. El teléfono no para de sonar y hay muchos ofrecimientos. Tenemos que ver cómo se ordena el mercado para luego poder actuar".

¿Qué perfil se busca? "Vamos a intentar buscar velocidad en algunos puestos porque creo que somos un poco lentos comparados con otros. No sabría decir el número (de fichajes). Además, se mantiene la normativa de los cinco cambios y me da que necesitaremos más (jugadores)".

El objetivo del equipo. "El objetivo es el camino para llegar a algún sitio. Tenemos que pelear y hay una pole hasta el mes de marzo, que será donde podremos pelear para ir a un sitio o a otro. Mi objetivo es realizar un equipo competitivo. A ver si en el mes de marzo podemos luchar por algo bonito y no tener el sufrimiento de este año. Si seguimos con esta dinámica de trabajo y humildad se conseguirían buenas cosas. Hemos sido líderes con Ziganda y no nos dábamos cuenta".

Las salidas. "He estado hablando con Nereo y con Ibra, y no siguen, al igual que Coris, Lolo y Alfonso. Obeng tendrá ficha del primer equipo y Riki y Viti harán la pretemporada y luego veremos. La situación de Steven se valorará, pero en principio no tendrá sitio en el primer equipo. Con los hermanos Mier tengo que hablar porque es una situación particular. Hablé con Edu Cortina y sabe su futuro: tiene un año de contrato y buscaremos que pueda jugar en otro equipo. La situación de Diegui (cedido al Cartagena) y Javi Fernández (cedido en el Villarreal B) la valoraremos".

Christian y Saúl Berjón. "Se les ofrecerá renovar y a ver si llegamos a un acuerdo con las cartas encima de la mesa. Son gente importante".

Los cedidos. "Los cedidos pertenecen a equipos y tenemos que esperar su decisión. Luismi si podemos lo haremos y Lunin a ver qué dicen en Madrid. Ortuño es más delicado porque depende del Albacete".

Borja Sánchez. "Con Borja tenemos una conversación pendiente. Tenemos que valorar su futuro en su contrato y en más cosas; estoy obsesionado con ello. Tenemos que conseguir que su juego dé trabajo. Tenemos que trabajar mucho, es un futbolista joven y tiene que hacer un cambio".

Su situación personal. "Mi llegada aquí fue una ilusión grande porque llevaba mucho sin trabajar. Fue un reto porque en la confianza de Arturo viene mucho más que lo profesional. El otro día hablé con un colega director deportivo y me dijo que no éramos conscientes de lo que habíamos hecho. Tenemos que recordar esta temporada como un reto de superación. Todos hemos aprendido de esta situación y así me lo tomo. Yo siempre pienso a largo plazo y nunca he dejado de trabajar pensando en la temporada siguiente una vez salvados".

Su influencia en el club. "La propiedad me escucha y la mayoría de las veces me hace caso. También el consejo. Tenemos que sentar unas buenas bases para el futuro, estar todos unidos y aportando para que podamos conseguir un gran objetivo. Me siento muy arropado por todos, trato con la propiedad, con Federico y con Arturo directamente. César también me echa una mano y lo mismo los miembros el consejo, que son mis jefes y les tengo que reportar porque la responsabilidad es de ellos. Yo no tengo el mando de nada, tengo mis jefes y me escuchan. Les agradezco la libertad que me dan para trabajar. Trabajando aquí he disfrutado más que de las dos Ligas que he ganado con el Barça. Fue todo muy angustioso y me siento muy satisfecho".

Valoración de la temporada. "Montaña rusa de emociones en cuanto a momentos claves para conseguir el objetivo. La montaña empezó cuesta abajo, con un mal inicio de Liga, donde sumamos muy pocos puntos y eso te lastra durante todo el año. La foto inicial que encontré fue un poco de desconexión con el vestuario y la dirección del club y esa fue una de mis prioridades. La plantilla necesita mucho apoyo y eso es lo que intentamos hacer. Cuando llegué en invierno ya se había hablado de muchas bajas y al final no salieron tantos".

Los miedos tras perder contra el Numancia. "Después de ese partido se vio lo que habíamos sembrado todos. Y hablo también de Arturo. No hicimos un ERTE y el vestuario se mantuvo unido. Perdimos en Cádiz y el partido de Las Palmas era a cara o cruz y salió bien. Agradezco a todos los estamentos del club porque todo sumó".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook