Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Oviedo a dos velocidades: fichar para ahora, renovar para el futuro

Las ampliaciones de contrato de los canteranos Jimmy y Viti refuerza la idea de proyecto que quiere impulsar Rubén Reyes

Jimmy felicita a Viti tras su gol ante el Amorebieta. | Irma Collín

En las oficinas del Carlos Tartiere se trabaja a dos tiempos. El de las urgencias, es el que señala al presente mercado invernal. En él se trata de estar atento a todos los movimientos. Y también en saber manejar los tiempos. Las gangas, dicen, están por llegar. Por eso conviene no precipitarse. Pero en el club también se van dando pasos de cara al Oviedo que viene. Se perfila el futuro a medio plazo del conjunto azul. A mediados de diciembre se cerraba la continuidad de Jimmy por dos años más. El viernes se anunció la de Viti por idéntico plazo. Dos piezas con sangre azul, canteranos ambos, que acababan contrato el 30 de junio y que están firmando la mejor temporada de su carrera. De ahí lo de asegurar su continuidad y evitar riesgos.

La continuidad de Viti y Jimmy suena a premio por el trabajo bien hecho. Tras un periodo de dudas, el centrocampista y el extremo han mostrado desde el verano su mejor versión. Son de los destacados. Por eso había clubes de Segunda interesados en su futuro. Rubén Reyes ha estado rápido para cerrar la continuidad de dos piezas que podían ser codiciadas.

Con el movimiento, el Oviedo se asegura aumentar su base de la casa de cara a temporadas próximas. Como efecto colateral, el tope salarial se recorta, ya que al incremento de años se añade una mejora de sus contratos. En todo caso, lejos de los futbolistas mejor pagados del plantel.

De cara al proyecto a medio plazo hay otro asunto prioritario sobre la mesa: la continuidad de Borja Sánchez. Las conversaciones entre las partes han pasado por todo tipo de situaciones en los últimos meses. En el pasado mes de marzo, el acuerdo parecía cerrado, pero en México nunca se llego a dar el ok a la extensión del asturiano hasta 2025 con 10 millones de cláusula. Después llegó el trágico fallecimiento de Arnau, el aterrizaje de Rubén Reyes y una vuelta a la casilla de salida en las negociaciones. Hace meses, el acuerdo parecía lejano, casi imposible. En los últimos tiempos, sin embargo, las posturas están más cercanas y parece caminar en buena sintonía. El interés de equipos de la máxima categoría, el Granada ya se ha interesado por él, es el mayor riesgo al que se enfrenta el Oviedo.

Un mercado por moverse.

En cuanto a las operaciones más inmediatas, el mercado avanza a diferentes ritmos. Hay equipos como el Málaga o el Huesca, que ya han completado operaciones de envergadura. Disponer del fondo de CVC da a los clubes cierto margen. Pero la gran mayoría espera con cautela a que las cosas se muevan con más rapidez.

En esas está el Oviedo, que busca en el mercado un central, un medio centro y, por petición de Ziganda, un delantero que aporte cosas diferentes a los actuales atacantes. La prioridad más clara es la del central, ya que la salida de Arribas deja coja la plantilla en el centro de la zaga.

La dirección deportiva permanece atenta a todos los movimientos. También escucha los ofrecimientos que llegan a las oficinas. Hay equipos con excedente de futbolistas que necesitan liberar fichas y espacio salarial antes de fichar. El ejemplo más claro es el Leganés, que está ofreciendo a alguno de los futbolistas con menos peso a clubes de Segunda. Y hay más equipos en idéntica situación que los pepineros.

Al Oviedo han llegado algunas propuestas de ese estilo, pero ninguno de esos jugadores ofrecidos son ahora mismo prioritarios para reforzar el plantel de Ziganda. Otra cosa es que, según como avance el mercado, convenga decantarse por alguno de esos futbolistas. Una vez más, toca jugar con los tiempos.

Compartir el artículo

stats