Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Drew Weissman, cientifico: “Estoy seguro de que nadie fabricó el coronavirus para crear una pandemia mundial: es imposible”

Uno de los premiados por las investigaciones de las vacunas asegura que "ya en noviembre de 2019 mis amigos de Wuhan me dijeron que el problema era peor de lo que admitía el Gobierno chino"

Drew Weissman, en Oviedo.

Drew Weissman es uno de los artífices del desarrollo de las vacunas anticovid de ARN mensajero. Profesor de Medicina en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (EE UU), este próximo viernes recibirá en Oviedo el Premio Princesa de Asturias de Investigación junto a otros seis científicos, entre ellos su compañera de laboratorio Katalin Karikó. Esta mañana ha ofrecido una entrevista a LA NUEVA ESPAÑA en la que reconoce que no tiene claro el origen del virus SARS-CoV-2 y cómo se escapó del laboratorio de Wuhan. "Sabemos que el origen son los murciélagos y puede que haya pasado por el pangolín u otro animal secundario, pero no lo sabemos. Hay teorías de que se escapó del laboratorio de Wuhan, pero eso tampoco se sabe. Lo que sí sabemos es que el virus no se diseñó, no se creó. No hubo alguien que lo fabricara para dar lugar a un problema de escala mundial".

Lo dice con rotundidad. Sin dejar lugar a las dudas. "Estoy seguro al cien por ciento. Es imposible fabricar un virus de este modo. El coronavirus tiene 30.000 letras en su código, y no tenemos ni idea de cómo hacer un virus de este tamaño que pueda provocar los síntomas y el nivel de contagio que ha creado este virus".

Fue en noviembre de 2019 cuando Weissman empezó a preocuparse por las noticias que llegaban de China. "Yo trabajo en el Departamento de Enfermedades Contagiosas y empezamos a escuchar historias de una neumonía en China. Además, tengo amigos en el Instituto de Virología de Wuhan (China) que me decían que era peor de lo que estaba admitiendo el Gobierno chino en aquel momento. Nos preocupaba que de inmediato surgiera una nueva epidemia", explica.

Por supuesto, Drew Weissman está vacunado, y quizá fue de los primeros en vacunarse del mundo. "Katalin Karikó y yo nos vacunamos juntos, en diciembre de 2020", cuenta. Pero en su casa los hubo que recibieron antes la vacuna. "En realidad, mi mujer y mi hija participaron en la fase 3 del ensayo clínico, en agosto de 2020. Por lo tanto, ya tenían la vacuna. Estaban esperando a que yo cogiese el ritmo y estuviese como ellas".

Weissman ha sido becado por Anthony Fauci, una de las mayores autoridades mundiales en el campo de las enfermedades infecciosas y gran protagonista de los trabajos anticovid en USA. "Hice allí la beca y trabajé con Tony durante siete años en su laboratorio, y desde entonces no hemos dejado de trabajar juntos. Es una de las personas más inteligentes que jamás haya conocido. Y también una de las personas más amables y razonables que haya conocido. Mi vida ha mejorado por conocerle".

Compartir el artículo

stats