Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El perfil: Steinem y la cuadratura del círculo

La feminista y periodista Gloria Steinem. | Muel de Dios

La feminista y periodista Gloria Steinem. | Muel de Dios

Gloria Steinem (Ohío, Estados Unidos; 1934) es una mujer que se mueve en círculos. Los círculos que le gustan a Steinem están abiertos y no excluyen a nadie, en ellos se escucha y se habla, se enseña y se aprende, se hace comunidad y se respetan las individualidades.

Steinem, que no es una gran teórica del feminismo sino una mujer de acción, una activista, tomó la idea de organizar el movimiento feminista en círculos tras haber vivido un par de años en la India, cuando era muy joven. El círculo fue la estructura organizativa que Mahatma Ghandi había utilizado en su guerra pacífica contra el colonialismo británico y a Steinem le resultó inspirador el espíritu que la alentaba: la participación, la equidad y el respecto. Hablando con mujeres indias, activistas feministas como luego sería ella, supo que Gandhi aprendió de ellas aquel modo tan eficaz de movilizar a la gente partiendo de la nada. Steinem, que era una veinteañera y se iniciaba en el activismo, trasladó aquellas ideas al movimiento feminista a su regreso a los Estados Unidos y fue un completo éxito.

Así fue como resolvió la cuadratura del círculo, porque en aquellos años, en los sesenta y los setenta del siglo XX, en la batalla por los derechos civiles las mujeres quedaban en segundo plano. La prioridad era la población afroamericana e indígena, tan duramente castigadas durante siglos. Gloria Steinem abrió el círculo y concilió la defensa de unos y otros con la lucha feminista. Algunas de sus mejores aliadas formaban parte de esas minorías y estaban acostumbradas a ser doblemente hostigadas, por su raza y por su género. Florynce Kennedy, la amiga negra que la ayudó a superar su miedo a hablar en público, por ejemplo, o Wilma Mankiller, la guerrera cherokee que le demostró que el patriarcado no nos viene de serie.

Gloria Steinem, un espíritu indómito, curioso y agradecido, que se forjó en la carretera, es consciente de que ni ella ni el movimiento hubieran llegado hasta aquí sin todas ellas y sin identificar la lucha de las mujeres con la del reconocimiento de la dignidad de todos los seres humanos y la libertad.

Compartir el artículo

stats