Begoña Quesada, premio "Jovellanos": "La imaginación es la esencia de la persona"

"No defiendo huir de las tecnologías, cuestiono el uso que se hace de ellas", sostiene la ganadora del XXIX Galardón internacional de ensayo

Begoña Quesada, ganadora del Premio de Ensayo «Jovellanos», y Pelayo García, director de Ediciones Nobel, ayer, en el Museo Casa Natal de Jovellanos, en la entrega de la distinción. | Marcos León

Begoña Quesada, ganadora del Premio de Ensayo «Jovellanos», y Pelayo García, director de Ediciones Nobel, ayer, en el Museo Casa Natal de Jovellanos, en la entrega de la distinción. | Marcos León / Pablo Antuña

Pablo Antuña

Pablo Antuña

La pandemia, con el confinamiento y la necesidad de crear y hacer uso de la imaginación, junto con los nuevos hábitos de vida y comunicación en una sociedad cada vez más digital, surgieron como punto de partida para que la escritora y periodista Begoña Quesada elaborara su obra "En defensa de la imaginación". Un texto que le hizo ser la ganadora del XXIX Premio Internacional de Ensayo "Jovellanos", reconocimiento que la escritora lenense recogió ayer en la Casa Natal de Jovellanos. En el acto no pudo estar el otro galardonado este año, Jorge Varela, que se alzó con la décima entrega del Premio de Poesía por "El mejor poema del mundo", una composición sobre la Inteligencia artificial, debido a que este poeta gallego se encuentra residiendo en México, por lo que durante el acto se emitió un vídeo en el que leyó sus poemas.

"Me siento muy agradecida de que me hayáis permitido pasar por esta experiencia y, además, porque este libro es muy cercano a mi alma. Porque creo firmemente en todo lo que digo, desde la primera frase hasta la última", comentó Quesada ayer durante el acto oficial de distinción, en el que el jurado reconoció su propuesta entre las 172 recibidas que procedían de 19 países distintos. "Creo en la importancia de la imaginación, en la necesidad de reflexionar sobre la misma y no solo desde el punto de vista creativo, sino también para nosotros como individuos, por la cercanía de la imaginación. Lo que es la esencia de la persona, para la sociedad, y la importancia de la imaginación a la hora de situarnos en la piel del otro, de empatizar y permitir la convivencia entre todos nosotros", enfatizó la escritora y periodista lenense.

Residente de forma habitual en Alemania, en la localidad de Munich, este premio le ha permitido reencontrarse con su tierra. "Ser profeta es siempre difícil, pero serlo en la tierra de uno es casi imposible", apuntó, antes de añadir también la satisfacción que le supone, como escritora y como asturiana, recibir este reconocimiento. "En esta profesión de escritora es largo el camino y puedo decir que siento cada uno de mis libros como si fuese un hijo, por todo el trabajo que llevan, pero este mi hijo pequeño. Este ensayo en defensa de la imaginación lo siento más cercano a mi corazón, en parte porque el Premio es en Asturias", valoró a continuación.

Retomando con "En defensa de la imaginación" y el nacimiento de la obra, Begoña Quesada recordó esos puntos de inspiración. En primer lugar el confinamiento. "Nos llevó a todos a imaginar nuevas formas de hacer las cosas, trabajar, educar o convivir con las personas que compartes casa. Nuevas maneras de mantener las relaciones con la gente que estaba lejos, de comunicación, de hacer música o conciertos. Es decir, tuvimos que hacer uso de la imaginación y para mí fue un toque de atención sobre cómo de importante es ser creativo e imaginar", dijo. Y el segundo punto de abordaje fue el de los nuevos consumos. "Nuestra vida es cada vez más digital; como periodistas sabemos que la forma condiciona lo que comunicas, no puedes hacer unas reflexiones muy complejas en un tuit, porque son un numero limitado de caracteres. Está cambiando nuestra forma de recibir información y está en peligro nuestra forma de imaginar", ahondó.

No obstante la escritora asturiana puntualizó que no se trata de un ensayo "crítico" con las tecnologías. "Como siempre, la clave es el uso que se haga de esas máquinas, el autocontrol que tengamos ante determinadas adicciones a estas tecnologías. No es para nada un ensayo que defienda una vuelta atrás o una huida de las tecnologías. O que defienda que estas tecnologías son negativas. Se aceptan como algo positivo, lo importante es el uso que hagamos de las mismas", indicó.

En el acto de ayer en el Museo Casa Natal de Jovellanos la galardona estuvo acompañada de Montserrat López, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Gijón; Pelayo García, director de Ediciones Nobel, que convoca el premio; y José Luis Delgado, presidente del jurado. "Es una comunicadora muy acreditada, que ha publicado diversas novelas. Y que en esta obra realiza una defensa de la imaginación, pero también de la capacidad de crear y empatizar del ser humano, y de recordarnos a todos lo importante que es recuperar la capacidad de pensar realidades nuevas", describió García