Acuerdo entre Sporting, Principado y Gijón para la candidatura de El Molinón como sede mundialista: "Hemos dado un paso importantísimo"

Irarragorri confirma que el estadio rojiblanco no cambiará de ubicación: "La idea es que siga donde está"

Imagen de la reunión.

Imagen de la reunión. / Irma Collín

La reunión a tres bandas acontecida ayer entre el Principado, el Ayuntamiento de Gijón y el Sporting resultó «productiva y satisfactoria», en palabras de la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, que se encontró en la sede de la presidencia del Principado, en Oviedo, con Adrián Barbón, presidente regional, y Alejandro Irarragorri, presidente del Sporting, para abordar las opciones de El Molinón de postularse como sede de cara al próximo Mundial 2030, que se disputará entre España, Portugal y Marruecos (y en el que habrá, también, partidos en Argentina, Uruguay y Paraguay). Según confirmó el propio Irarragorri tras el cónclave, las partes alcanzaron un acuerdo «sobre cómo nos presentaremos ante la Federación» para postular la candidatura de El Molinón a acoger encuentros de la cita deportiva de mayor resonancia internacional.

«Creo que estamos ante una oportunidad única, en la que la voluntad puede mover montañas. Es verdad que no todos los sueños se logran, pero todos los grandes logros de la humanidad se dieron porque alguien los soñó. Asturias hoy puede soñar con ser sede de un Mundial que puede traer consigo una gran transformación. Este es un proyecto para Asturias que puede generar una revolución. Asturias lo merece por su historia y lo requiere por su futuro», profundizó el máximo mandatario rojiblanco, que, por primera vez, habló en público de la posibilidad de ganar aforo en El Molinón mediante la implementación de localidades modulares, es decir, desmontables: «Es una posibilidad. Estamos pensando en un campo que pueda adaptarse primero para ser sede y después para el futuro que todo esto conllevará».

Irarragori, que confirmó además que el templo sportinguista no variará su ubicación, no quiso explayarse acerca del modelo de financiación de un proyecto que, se estima, rondaría los 150 millones de euros, y garantizó el compromiso «total» del club de trabajar con las distintas instituciones para hacer de este «gran sueño» una «extraordinaria realidad». «Hemos escuchado al Principado y la sociedad, y se ha redimensionado un proyecto que, más que un simple estadio, es una continuación de la forma en que se vive en Asturias y en Gijón. Creo que es un proyecto para la gente. Asturias tiene la voluntad y el derecho de soñar con ser sede mundialista», zanjó.

Un protocolo de apoyo al proyecto. Por su parte, Vanesa Gutiérrez, viceconsejera de Cultura, Política Llingüística y Deportes aseguró, en nombre de la Administración, que las partes van a trabajar con «rapidez» en un protocolo de apoyo al proyecto en el que se manifieste que «vamos todos de la mano y que confiamos en ser sede del Mundial 2030». «Creemos que sería muy importante para Asturias», concluyó Gutiérrez. 

En la misma línea, la alcaldesa Moriyón celebró sentirse «convencida» del «apoyo» del gobierno del Principado a un proyecto «que no es de Gijón, sino de todo el Principado», y apostillo: «Hemos dado un paso importantísimo hacia que Asturias sea sede del próximo Mundial 2030».