Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sol tampoco saldrá en agosto en Asturias, palabra de meteorólogo

Los especialistas José Miguel Viñas, autor de “El tiempo”, y David Arango consideran “normales” las nieblas del verano

Niebla en la playa.

Niebla en la playa.

El ser humano siempre ha mirado al cielo preguntándose por el tiempo. Este verano en Asturias las miradas van acompañadas de plegarias para que aparezca el ansiado sol. Lo saben bien los meteorólogos José Miguel Viñas, que ayer presentó su libro “El tiempo”, en el Club Prensa Asturiana, y el televisivo David Arango, que le acompañó.

Ambos coincidieron en apuntar que es probable que el sol también se haga de rogar en agosto por estas latitudes. Todo o casi todo tiene una explicación científica, y en este caso, tampoco falta. “Asturias está cubierta por una gran manta vegetal, el aire caliente le roba humedad a esa vegetación y se producen las nieblas típicas del verano, que desaparecen en septiembre, cuando la temperatura empieza a descender”. Lo dice David Arango, que ayer confesó haber llegado a recibir amenazas por parte de hosteleros descontentos con sus predicciones. Nunca llueve a gusto de todos, cierto es, y menos cuando el agua arruina las ganancias. En cualquier caso, José Miguel Viñas, asturiano consorte (su mujer es de Navelgas), ejemplificó lo difícil que es contentar a todos cuando en Formigal en cierta ocasión un grupo de hosteleros le recriminaron pronosticar nevadas en plena temporada de esquí. “Es que si decís que nieva mucho la gente no sube por miedo a quedarse atascada en la carretera”, relató el meteorólogo, físico del aire y comunicador científico, que trabaja como meteorólogo en Meteored, en el portal www.tiempo.com, y es consultor de la OMM (Organización Meteorológica Mundial).

David Arango y José Miguel Viñas, con el libro “El tiempo”, escrito por este último y que presentaron ayer en el Club Prensa Asturiana. | | MIKI LÓPEZ M. J. IGLESIAS

Viñas aseguró que no existen pruebas determinantes para achacar al cambio climático de los fenómenos meteorológicos del verano asturiano. “Es cierto que junio ha sido anómalo, pero julio no tanto; para este fin de semana se espera el regreso de las lluvias”, señaló. También recalcó que en los últimos veranos se observa la presencia de menos nubes estratificadas en la costa. “Vemos que sí hay menor concatenación de días cerrados, en ese sentido sí puede haber un cambio en el patrón”, indicó.

Toda la atmósfera forma parte de un gran engranaje: hay zonas donde el aire está más frío y tiende a descender, y otras en las que es más cálido y sube; básicamente eso es lo que sucede”, explicó. La mayor parte de la radiación del sol se concentra en el ecuador. De manera natural ese calor excedente tiene que intentar irse hacia los polos para lograr un equilibrio termodinámico en el planeta.

En “El tiempo” (Editorial Shackleton), Viñas aclara cuestiones como el origen de fenómenos como las nubes, los anticiclones, la diferencia entre tiempo y clima, cómo funcionan los termómetros o por qué se denominan de una u otra forma los vientos.

Compartir el artículo

stats