Para muchos, los días libres y de descanso se traducen el momento idóneo para hacer la limpieza de la casa. Una labor fundamental que no solo es beneficioso para el propio hogar, sino también para la salud. Es cierto, que para muchos se trata de una labor tediosa que sacrifica el tiempo de ocio después de las largas jornadas laborales (especialmente en estos días de buena temperatura y que anochece más tarde).

Lo importante es armarse de paciencia y saber que el resultado es beneficioso para todos los habitantes de la casa, especialmente si se tienen niños pequeños. Recuerda que el mantenimiento de la casa no es solo algo estético, sino que ayuda a prevenir que se formen bacterias o moho, especialmente en las zonas más húmedas del hogar como aquellos lugares donde tenemos la lavadora, se cuelgue la ropa, o los propios baños. La limpieza de las paredes y el suelo es fundamental para evitar que adquieran un aspecto sucio y dejado . Además, existen múltiples métodos caseros que no solo dejarán tu casa como nueva, sino que se te ayudará a ahorrar un dinero a la hora de hacer la compra.

Pero una de las cosas que más cuesta limpiar es la plata. La gente que tiene utensilios de este tipo de metal en casa puede observar como con el paso del tiempo y la humedad, la plata se vuelve azulada o con una capa de óxido. Es una roña que cuesta sacar con productos normales. Es cierto que se venden algunos químicos que lo eliminan, pero pueden dañar nuestra plata.

Por ello, hoy traemos la solución más efectiva: solo necesitaremos una olla, papel de aluminio y bicarbonato. Pondremos al fuego una olla y llenaremos el fondo con papel de aluminio. Después llenamos de agua y ponemos hervir. En ese momento, incorporaremos el bicarbonato y la plata, dejando actuar la solución 10 minutos. Al sacarlo del agua, limpiaremos los objetos con un rapo de microfibra y veremos que quedan como recién comprados.