Limpiar la nevera y eliminar los malos olores. Un reto que parece complicado, pero en absoluto, sobre todo si conoces el truco definitivo para hacerlo. Ten en cuenta que es una de las tareas que tienes que realizar de forma periódica en la cocina.

La limpieza de la cocina es esencial para mantener un ambiente saludable y libre de contaminación. Es importante limpiar regularmente el área de cocina para evitar la acumulación de suciedad, grasa y restos de comida, ya que esto puede ser un caldo de cultivo para bacterias y otros microorganismos que pueden ser peligrosos para la salud.

Para limpiar la cocina, es recomendable empezar por limpiar el fregadero y la encimera. Estos son lugares donde se acumula mucha suciedad y restos de comida, por lo que es importante limpiar bien estas áreas con un detergente y agua caliente. Es recomendable limpiar el fregadero después de cada uso para evitar la acumulación de restos de comida y grasa.

Luego, se debe limpiar la vitrocerámica y el horno. Estos aparatos suelen acumular grasa y suciedad con el tiempo, por lo que es importante limpiar estos aparatos con regularidad para evitar que se acumule grasa y suciedad que pueda causar incendios. Es recomendable utilizar un limpiador específico para estufas y hornos para eliminar la grasa y la suciedad de estos aparatos.

Los armarios y los cajones de la cocina también deben limpiarse con regularidad. Estos lugares suelen acumular polvo y suciedad con el tiempo, por lo que es importante limpiar estos lugares para evitar la acumulación de polvo y suciedad.

También es importante limpiar el suelo de la cocina con regularidad. Es recomendable usar un limpiador específico para suelos y asegurarse de eliminar cualquier resto de comida o suciedad que pueda haber caído al suelo.

Limpiarse con regularidad

En cuanto a la nevera, también debe limpiarse con regularidad, ya que es un lugar donde se almacenan alimentos y puede acumularse suciedad y restos de comida. Es recomendable limpiar la nevera una vez a la semana y desechar los alimentos que ya no están frescos.

Y cuando nos ponemos con la nevera, hay una solución que puedes preparar en casa y con la que conseguirás por un lado limpiar la nevera totalmente y, además, eliminar los malos olores. En un frasco con atomizador prepara una solución con tres cucharadas de jabón para lavar los platos, independientemente de la marca, un cuarto de alcohol y el resto de agua.

Echaremos la solución por toda la nevera, que esté vaciada previamente, y pasaremos un trapo por encima. Verás como la nevera queda super limpia.