16 de agosto de 2017
16.08.2017

Cardiología del HUCA implanta un nuevo tipo de válvula para el tratamiento de la estenosis aórtica grave

El procedimiento, mínimamente invasivo, permite que el paciente reciba el alta médica a las 72 horas

16.08.2017 | 17:24
Cardiología del HUCA implanta un nuevo tipo de válvula para el tratamiento de la estenosis aórtica grave

Profesionales del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, han implantado con éxito a un paciente una válvula Corevalve Evolut Pro, desarrollada por Medtronic, para el tratamiento de la estenosis aórtica, un problema cardiaco que se produce al estrecharse la válvula aórtica.

Según ha informado el Gobierno asturiano a través de una nota de prensa, el HUCA ha sido el primer centro sanitario español en implantar con éxito esa nueva válvula transcatéter para el tratamiento de la estenosis aórtica grave indicada para aquellos pacientes que correrían un riesgo entre medio y extremo en una cirugía a corazón abierto. Esta intervención se practicó el día 10 de este mes y el paciente evoluciona favorablemente.

El Área de Corazón del centro sanitario puso en marcha en 2007 el programa de implante de válvula aórtica transcatéter (Tavi por su acrónimo en inglés).

La estenosis aórtica es un problema cardiaco común que se produce por un estrechamiento de la válvula aórtica ante un exceso de calcio depositado en las valvas. Cuando la válvula se estrecha, no se abre y cierra correctamente, de forma que obliga al corazón a trabajar más para bombear la sangre a todo el cuerpo. En consecuencia, el órgano se debilita, lo que puede desencadenar una insuficiencia e implicar un mayor riesgo de paro cardiaco.

La nueva desarrollada por Medtronic corrige el funcionamiento de la válvula dañada. El aparato tiene un diseño exclusivo con un recubrimiento externo que aumenta el área de contacto y la superficie entre la prótesis y la válvula del propio paciente para mejorar el sellado. Este envoltorio previene posibles fugas de sangre alrededor de la válvula en cada latido, una de las complicaciones más comunes en estos pacientes hasta ahora.

Otro de los beneficios de este procedimiento es que es mínimamente invasivo, no requiere cirugía a corazón abierto ni la eliminación de la válvula dañada, según la Consejería. El dispositivo se inserta a través de una punción a nivel de la ingle y es guiado hasta el corazón del paciente utilizando sedación superficial, sin necesidad de anestesia general. Este abordaje favorece una rápida recuperación, permite a la persona intervenida sentarse al cabo de ocho horas, caminar al día siguiente y obtener un alta precoz a las 72 horas.

La estenosis degenerativa de la válvula aórtica es una patología en constante aumento, ya que está relacionada con la edad, por lo que se estima que el 4% de las personas de entre 70 y 80 años padecerán la enfermedad, un porcentaje que se eleva hasta el 10% entre la población de 80 a 90 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine