PARRES

Puebloastur: un pueblo cinco estrellas

Cofiño, en Parres, dispone desde hace doce días de un hotel de lujo que ofrece al visitante una experiencia inédita que aúna gastronomía gourmet, naturaleza e innovación

15.03.2016 | 04:05

PARRES. Sella y Sueve, río y montaña, balcón a los Picos de Europa desde el Fitu o desde el Pienzu, salida de la fiesta de las Piraguas, pionero en el turismo activo, cuna de piragüistas y pescadores y referente de una gastronomía excelente, tanto tradicional como innovadora. Así es Parres.

Cofiño es un pueblo de estrellas. Situado en la cara norte del Fito (Parres), en plena montaña, los vecinos de esta bella aldea siempre han sentido cerca las estrellas, pero quizá nunca imaginaron convivir con ellas. Algo que es una realidad desde que, hace doce días, abrió Puebloastur, un complejo hotelero cinco estrellas en pleno valle y frente al majestuoso macizo central de los Picos de Europa. Un proyecto innovador, impulsado por el Grupo Nature, que parte desde la vida de aldea y sus privilegios, para ofrecer al visitante más exigente una experiencia inédita en la que la naturaleza ennoblece las excelentes instalaciones, los innovadores programas hoteleros y una gastronomía gourmet. Puebloastur sustenta el espíritu de la ruralidad, pero atrayendo un turismo de lujo a través de la integración en la vida de aldea de un espacio de excelencia hostelera, conciliando el turismo de máxima calidad con la revitalización de usos y costumbres milenarios. El lujo del pueblo, en un pueblo de lujo.

El hotel de cinco estrellas se ha levantado sobre una impresionante casona centenaria cuya estructura se ha conservado, ampliando el complejo de forma meticulosa, utilizando (siempre que ha sido posible) los mismos materiales empleados en la construcción original (castaño y piedra) y guardando la estética que lo integra completamente en el pueblo. Puebloastur ofrece al visitante 30 lujosas habitaciones, 20 de las cuales incluyen vistas panorámicas inigualables a la sierra del Sueve. Entre las habitaciones podemos escoger lujosas suites con jacuzzi doble, sala de estar y terraza privada, o habitaciones con jardín privado y acceso directo a la piscina exterior, una alberca rectangular elevada sobre el complejo, que cierra un lateral en cascada, eliminando cualquier barrera visual del bañista, que disfruta de un horizonte despejado y la sensación de sumergirse a la altura de las nubes. Puebloastur dispone de un centro "wellness" común que cuenta, entre otras instalaciones, con un moderno spa y que, combinado con los valores naturales del entorno y la filosofía "nature", garantiza la efectividad de cualquier tratamiento. La piscina interior, el centro de hidroterapia, los salones sociales y las diferentes terrazas "chill out" son algunos de los rincones que componen un espacio mágico que invita a perderse. Todo está pensado para un servicio de cinco estrellas: la mayordomía 24 horas, los cosméticos exclusivos de Hermés, las habitaciones inteligentes (un Ipad para órdenes en cada una), los edredones y almohadas de pluma de ganso, las duchas digitales de cascada en cabina y los jacuzzis enfrentados a las increíbles vistas a la montaña son algunas de las singularidades que garantizan una experiencia única.

La gastronomía. De la gama de propuestas placenteras que ofrece Puebloastur, la gastronomía quizá sea sencillamente irresistible. Dos restaurantes se reparten la tarea de conquistar los paladares de los visitantes: Puebloastur y El Halcón. Éste último, exclusivo y con una capacidad que ronda los 20 comensales, tiene las mejores cualidades de un restaurante gourmet junto a las bondades de un mirador de alta montaña: las vistas son increíbles. Pero la verdadera belleza se concentra en los platos que propone el afamado Ramón Celorio, jefe de cocina del Grupo Nature, quien ha ideado con el chef Javier Felechosa combinaciones innovadores que parten de la filosofía del "slow food" que caracteriza a sus promotores: el panucho de cochinita pi-bil, los callos de pixín, el gochín y el sablé de frutas y chutney son algunos de los platos más celebrados de una carta llena de propuestas exquisitas.

Ecología y ruralidad. Para levantar Puebloastur se han rehabilitado instalaciones, construcciones y edificaciones existentes y se ha procedido a la regeneración y mejora del entorno, así como su capacitación para el disfrute por parte de residentes y visitantes. Se han realizado también actuaciones relacionadas con el carácter paisajístico y el uso agrario de la zona y la remodelación de elementos de interés existentes en el pueblo. Construcciones tradicionales como el hórreo, la panera, el molino, el lavadero, la iglesia y la capilla forman parte de la vivencia en Puebloastur. Además, se han estimulado actividades propias de la idiosincrasia del pueblo de Cofiño, como la formación de huertos con una caseta almacén de aperos, y se proyectan cuadras de pequeña dimensión para reintegrar ganado autóctono: oveya xalda, gochu asturcelta, pita pinta... E incluso hay un tendejón para que se protejan los caballos asturcones. Además, se están llevando a cabo importantes obras para la regeneración y mejora del territorio, para uso y disfrute del vecindario y sus visitantes. Puebloastur asocia el funcionamiento de un resort de lujo a las costumbres propias de la aldea, revitalizando las prácticas milenarias a través de su interpretación desde la hostelería de lujo. Se favorecen con la actividad valores como la ecología, el desarrollo rural, la protección medioambiental, la salvaguarda patrimonial y las políticas de proximidad.

La ruralidad al servicio de la innovación. El imponente "Newton" de Salvador Dalí que se yergue sobre la plaza central del hotel quizá esconda la metáfora que mejor resuma la esencia del proyecto: "Newton, el padre de las leyes naturales de la mecánica, el poseedor del conocimiento natural, alinea su prodigiosa figura hacia el progreso y el avance". Ésa puede ser la aspiración fundamental de un resort que mira constantemente a la vanguardia desde la naturaleza. Un ejemplo es la innovación gourmet que se sirve de los productos de la huerta local, o las técnicas y terapias del cuidado de la salud que ofrece el centro "wellness" en un entorno que propicia, por definición, la vida sana. La atracción de expresiones artísticas de vanguardia, escultura o pintura, para ser expuestas en un espacio que es en sí mismo una suerte de museo (impresionan las fantásticas obras originales que enriquecen la experiencia). Resulta curiosa esa reintegración del arte contemporáneo en el mundo rural, la vuelta de tuerca a una zona (la del oriente asturiano) plagada de manifestaciones rupestres que evidencian la milenaria conexión entre el arte y la naturaleza. Una suerte de expresión de un "homo pictor 2.0". Puebloastur redimensiona cada experiencia innovadora o vanguardista que albergue en su espacio. Puebloastur es ruralidad exclusiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine