Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud admite que vacunó a sus directivos: “No han estado metidos en el despacho”

El Sespa justifica que se haya inmunizado a liberados sindicales y gestores sanitarios | Podemos e IU exigen medidas y transparencia

Vacunación en Asturias.

Vacunación en Asturias.

La Consejería de Salud admitió ayer la vacunación de sus equipos directivos al mismo tiempo que “los profesionales sanitarios de primera línea o en el siguiente grupo” porque “no han estado metidos en el despacho”. La gerente del Servicio de Salud del Principado (SESPA), Concepción Saavedra, dio ayer una explicación oficial, tanto sobre los criterios de vacunación como del registro que lleva la Consejería de Salud, tras la polémica por el proceso de inmunización y su registro –que recogía en internet 3.000 dosis sin destinatarios claros en Asturias, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA– y después de que trascendieran las vacunaciones de una concejal de Castrillón, que además es liberada sindical, y del presidente del Montepío de la Minería. El Gobierno regional sigue asegurando que si se comprueba la existencia de irregularidades en la administración de vacunas serán sancionadas “con la destitución inmediata”.

La Consejería de Salud dio respuesta a la controversia sobre esas vacunaciones a través de unas declaraciones –sin opción a preguntas de los medios al ser grabadas y enviadas– de la gerente del Sespa, Concepción Saavedra. “Los equipos directivos deben vacunarse con los profesionales de primera línea o con el siguiente grupo, según las funciones de cada uno. Durante esta pandemia, estos equipos directivos han tenido un papel clave y han estado en el territorio, codo con codo con el resto de profesionales. No han estado metidos en su despacho, sino en el día a día de la pandemia”, sostuvo. Saavedra añadió que la Consejería de Salud ha seguido el criterio fijado por el Ministerio para la vacunación de los equipos directivos, “según su ámbito competencial en salud pública y su papel en la logística y planificación de la gestión de la pandemia y según su grado de exposición, al igual que el resto de profesionales”. Desde el Principado aseguraron que serán “transparentes” y garantizaron que entre los directivos vacunados no hay “ningún alto cargo: ni el presidente Barbón, ni los consejeros, ni los viceconsejeros, ni los directores generales, ni siquiera la gerente del Servicio de Salud”.

Saavedra también precisó las razones de que hayan sido vacunados trabajadores que en la actualidad están liberados de su jornada laboral por estar cumpliendo labores sindicales: “Dada la situación epidemiológica, puede ser necesario que estos profesionales sean llamados a su puesto de trabajo, voluntariamente, como ya ha pasado, o de forma general por disposición de Salud Pública, si así lo requiere la situación”. La gerente del Sespa también afirmó que “existe un sistema de información propia, en el que se registra el momento del acto de la vacunación, a quién y dónde se le pone”, lo que permitiría, precisó, “tomar medidas si fuera necesario”.

Vacunación en Asturias.

La vacunación del presidente del Montepío y la Mutualidad de la Minería Asturiana, Juan José González Pulgar, ha generado reacciones entre los partidos. La entidad hizo público ayer un comunicado en el que reitera que la inmunización de Pulgar llegó precedida de un permiso de Salud, en relación a su trabajo como miembro de la directiva de la residencia de Felechosa. Además, han aclarado que lo hizo “por obligación legal y moral” y cumpliendo con los plazos para la plantilla del geriátrico.

Una explicación que no convence del todo a IU de Asturias. El grupo parlamentario, socio del gobierno socialista, ha registrado una pregunta en la que cuestiona si la Administración regional autorizó la dispensación de la vacuna del covid-19 para Pulgar. Desde IU de Lena han afirmado que “se han recibido decenas de llamadas y mensajes de indignación por la noticia, sobre todo por parte de personal sanitario y profesorado que trabajan diariamente con cientos de personas”. Y añadieron que Gema Álvarez (IU), alcaldesa del municipio, “es presidenta de la Fundación Residencia Canuto Hevia (el geriátrico con el brote más agresivo de covid-19 en la segunda ola), se reúne con trabajadores de la residencia y coordina reuniones (por vía telemática). Pese a ello, por supuesto, no se ha vacunado y espera su turno como el resto de ciudadanos”.

También Podemos exigió que se tomen medidas por parte del Gobierno regional al reclamar “la dimisión de todos aquellos cargos públicos que hayan hecho uso de este para adelantarse en las listas de vacunación”. Covadonga Tomé, pediatra y responsable de Salud de la formación morada, cuestionó la “falta de previsión” del Gobierno asturiano sobre la segunda dosis para la población vacunada en primera instancia y anunció que su grupo pedirá la comparecencia del consejero Pablo Fernández ante la Junta. También se refirió a las 3.000 dosis administradas “sin destinatario claro” –bajo el epígrafe de “otros”, tal y como desveló este diario– de un registro de vacunas que ayer desapareció de la web del Observatorio de Salud del Principado.

Asturias recibió ayer la quinta remesa, de unas 11.700 vacunas, “que garantiza la última dosis a las personas inmunizadas la segunda semana de la campaña”. El Principado asegura que estos viales de Pfizer “permitirán aumentar el ritmo de administración a los profesionales sanitarios” y recalcó que “el ritmo de vacunación en Asturias alcanza el 96,08%”.

Tres claves

  1. El ritmo de vacunación alcanza el 96,08%. Los datos del Ministerio atribuyen a Asturias un ritmo de vacunación del 96,08%. Esto es, el Principado administra con rapidez las dosis que le llegan.
  2. Los mayores de 80 años en casa, quinto grupo. Un total de 87.826 personas de más de 80 años, con riesgo alto de enfermedades, serán el quinto grupo, tras todos los sanitarios. Aún no hay fecha fijada para ellos.
  3. La polémica de “los otros 3.000” vacunados. Un registro de vacunados desapareció ayer de la web del Observatorio de Salud. El mismo generó polémica al incluir 2.965 dosis sin destino claro, bajo el epígrafe “otros”.

Compartir el artículo

stats