Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves de la situación de Mallada en el PP de Asturias: trabaja con su equipo en un programa pese a la incertidumbre sobre su futuro

La líder de la derecha quiere ofrecer a los asturianos "respuestas eficaces ante los problemas porque el PP es la única alternativa al socialismo"

Por la izquierda, Ramón Artime, Guzmán Pendás, Alfredo Quintana, Carlos Manso, Diana Sánchez, Ana Barrientos y Carlos Manso. En la mesa, presidiendo el encuentro, José Luis Viesca, Teresa Mallada, Beatriz Polledo y Juan Sutil. A la derecha, en primer término, Santiago Álvarez, Amparo Antuña, Ramón Cañal y René González.

"Estamos elaborando un plan de gobierno porque estamos preparados para gobernar". Teresa Mallada, en plena tensión en el seno del PP, sigue adelante con su agenda. La presidenta de los populares en Asturias reunió ayer a su equipo para continuar trabajando en el programa que el partido enarbolará de cara a las próximas elecciones autonómicas. Al encuentro asistieron los presidentes de las comisiones de estudio de los populares en el Principado y la vicesecretaria de Estrategia y Programa Electoral, Beatriz Polledo.

Mallada, que no se ha postulado todavía como posible candidata para las próximas elecciones pero que aspira a seguir liderando el partido en la región, señalaba ayer, en una nota de prensa hecha pública desde la sede regional del PP, que Asturias "necesita un cambio tras casi cuarenta años de gobiernos socialistas". A sus ojos, el proyecto popular "es la única alternativa al socialismo" y, de cara a las próximas elecciones, "la referencia y el voto útil están en el Partido Popular".

La reunión se produce un día después de que Miguel Tellado, vicesecretario de Organización del PP nacional, número tres del partido y hombre de máxima confianza del líder popular Alberto Núñez Feijóo, dejara en el aire, en declaraciones a LA NUEVA ESPAÑA, la celebración del congreso que reclama Mallada para otoño. La líder regional de la derecha pretende con el cónclave revalidar su cargo y su fuerza dentro de la organización. "El objetivo de un partido no es convocar congresos, es ganar elecciones", afirmó Tellado.

Las demandas de Génova, la calle madrileña donde tiene su sede el PP nacional, pasan por aunar fuerzas para desbancar a Barbón de Suárez de la Riva, la calle de Oviedo donde está la sede de la presidencia del Principado. Eso supone tratar de captar todo el voto posible, incluso el de las personas que se fueron de la formación popular, en palabras de Tellado. Con la reunión de ayer, a la que asistieron presencialmente catorce presidentes de comisiones –otros tres se unieron por videoconferencia–, el PP de Asturias, según fuente próximas al encuentro, pretende transmitir que está en la misma clave: mirar a las elecciones y no a cuestiones internas.

La presidenta habla en el comunicado de proyecto, de partido y de marca. El mensaje de la líder de los populares pasa por ganar elecciones y "ofrecer a los asturianos respuestas eficaces ante los problemas de cada sector, dando voz y participación a militantes y afiliados del partido".

Tellado daba a entender en su conversación con este periódico que no habría congreso en Asturias hasta que no existiera unidad: "Cuando el partido esté preparado para convocar un congreso de unidad, se convocará", dijo. Esta postura sorprendió a algunos militantes al contravenir la autonomía territorial.

La reunión de ayer de Mallada con las comisiones de estudio se enmarca en una estrategia para elaborar un documento que su equipo lleva ya tiempo desarrollando, lo que denominan un "plan estratégico" de región. La presidenta trasladó su agradecimiento a sus colaboradores. El encuentro también sirvió para arropar a Mallada en uno de los momentos de mayor fragilidad desde que alcanzase el liderazgo de los populares. Cuestionada tácitamente por Génova, la presidenta popular mira hacia adelante. "Tenemos la ilusión de hacer una Asturias mejor y sabemos cómo", concluía tras el encuentro.

En el plano programático, las propuestas del PP que se trataron ayer buscan elaborar un programa que debe ser "útil", "ilusionante" y "de transformación", con iniciativas para alumbrar el "cambio necesario", según la propia Mallada. El PP irá desgranando estas iniciativas, según explicaron desde el equipo de la presidenta, durante los próximos meses. Tiempo en el que el partido tiene que despejar su futuro más inmediato.

A ojos de los críticos dentro de la propia estructura del PP asturiano, la reunión, fechada según los convocantes con carácter previo al estallido de la polémica por la comida entre el secretario general en Asturias, Álvaro Queipo, y Franciso Álvarez-Cascos, supone un intento de aparentar una normalidad inexistente.

Compartir el artículo

stats