Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi un tercio de los médicos de Atención Primaria se jubilarán de aquí a 2025

IU aplaude la contratación de facultativos extranjeros porque "en América Latina hay grandes profesionales" y advierte de que Quirón busca médicos

Entrada del centro de Salud de Las Vegas, en Corvera. Ricardo Solís

De aquí a finales del año 2025 alcanzarán la edad de jubilación teórica (65 años) cerca de 300 médicos de Atención Primaria de Asturias, casi un tercio de los que configuran la actual plantilla de los centros de salud. La cifra de jóvenes que pueden incorporarse en este mismo periodo es incierta, pero lo previsible a día de hoy es que sea sustancialmente inferior. Estos números explican algunas de las cosas que están pasando, como la incorporación a la sanidad pública de médicos extranjeros sin título de especialista por vía MIR. Y también evidencian que en los años próximos la situación de la sanidad pública puede hacerse aún más delicada.

En el momento actual, en la región ejercen unos 950 facultativos de Atención Primaria. Las jubilaciones previstas son 68 este año, 78 en 2023, 81 en 2024 y 67 en 2025, según datos facilitados por el Sindicato Médico de Asturias (SIMPA). En total, 294. Con absoluta seguridad, algunos de ellos permanecerán en su puesto más allá de los 65 años, ya sea por voluntad propia o porque hayan de completar el periodo necesario de cotización. También cabe que otros opten por adelantar su retiro. En todo caso, el futuro se presenta complejo.

Esta escasez, que ya viene de atrás, sumada a las necesidades derivadas de la pandemia de coronavirus, es lo que ha llevado a la Consejería de Salud –tal y como adelantó el lunes LA NUEVA ESPAÑA– a contratar a facultativos de origen latinoamericano que no han cumplimentado la formación MIR exigida en España para ejercer una especialidad médica. La situación más habitual de estos médicos es que sus títulos de especialista estén en fase de estudio y homologación por parte de la Administración central, proceso que puede prolongarse durante meses o incluso más de un año. Su ubicación mayoritaria son los servicios de urgencias de Atención Primaria de Gijón y Oviedo.

Frente a las críticas a estas contrataciones surgidas en los días anteriores, ayer Izquierda Unida optó por manifestar su apoyo a las mismas en la Junta General del Principado. "Desde mi grupo compartimos esas contrataciones de médicos no nacionales que está haciendo la Consejería. Evidentemente, algo hay que hacer", señaló el diputado Ovidio Zapico en el marco de una pregunta parlamentaria al consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz.

Ante el dato de que una parte de estos facultativos cuya especialidad aún no está homologado provienen de países hispanoamericanos, Zapico argumentó: "En América Latina hay grandes profesionales y hay grandes sistemas sanitarios públicos que son ejemplares. Creo que no es una mala decisión".

El Colegio de Médicos de Asturias ha pedido a la Consejería de Salud que "verifique la capacitación de todos los profesionales que, sin especialidad homologada, se incorporan al sistema sanitario". Entre tanto, los médicos de familia de la región consideran que la incorporación de profesionales que no han pasado por la formación MIR "demuestra el deterioro y el abandono de la Atención Primaria desde 2010", según indicó Rubén Villa, presidente de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFYC).

Al hilo de la citada escasez de médicos en Asturias, en el pleno de ayer de la Junta General del Principado Izquierda Unida suscitó otro debate. La coalición de izquierdas aseguró que el grupo sanitario privado Quirón está buscando en Asturias médicos de la sanidad pública, principalmente anestesistas y radiólogos, para incorporarlos al hospital que proyecta construir en Gijón.

El diputado de Izquierda Unida Ovidio Zapico realizó este anuncio y valoró este hecho de manera negativa: "Desde hace meses, una sombra negra planea sobre el sistema público de salud de Asturias con la llegada de este grupo empresarial a Gijón", señaló. "Algo falla en nuestro sistema sanitario público si, quien ve la sanidad como un negocio, pone sus ojos en Asturias al creer que puede haber un margen que permita una inversión de ese calado", añadió Zapico.

El diputado de IU preguntó al consejero de Salud "cómo va a garantizar el mantenimiento de los profesionales en el sistema sanitario público ante la campaña del Grupo Quirón para captar personal para su futuro hospital en Gijón". Pablo Fernández respondió: "No he tenido acceso a esa campaña de captación de la que habla, pero si usted lo dice, existirá". El titular de Salud añadió que "el anuncio de inversiones privadas no debe implicar necesariamente competencia con el sector público, si bien sí puede haber preocupación en otras empresas del propio sector". Pablo Fernández añadió que en Asturias "tenemos ejemplos de sanidad privada que traen pacientes de otros lugares de España e incluso de otros países". El consejero subrayó la acciones de estabilización masiva de profesionales sanitarios y las inversiones que la Consejería de Salud tiene en marcha, de manera principal la ampliación y reforma del Hospital de Cabueñes, ubicado precisamente en Gijón.

Ovidio Zapico reclamó reformas organizativas que mejoren las condiciones de los profesionales y añadió que "a medio plazo tenemos que abrir el debate de la formación universitaria y de los números clausus de la Universidad".

Compartir el artículo

stats