Medio centenar de usuarios, familiares y trabajadores se manifestaron ayer frente a la entrada del ERA Aurora Álvarez para denunciar el recorte de plantilla en enero de la residencia del barrio gijonés de Montevil. La plantilla critica que se prescinda de los dos puestos de refuerzo por la pandemia. "Necesitamos más personal, no que lo recorten. Si con 45 auxiliares no llegamos, con dos menos es imposible dar a los mayores una atención de calidad. Son personas vulnerables que necesitan tiempo", denunció Pilar Suárez como portavoz de las auxiliares. También consideran "insuficiente" el número de enfermeras, cinco en la actualidad. El centro atiende a casi 110 usuarios, que también mostraron su descontento con un servicio de comida que, según defienden, "es inadecuado para los mayores".