Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UNED cumple 50 años y abre el curso en Gijón con vocación de "superar limitaciones"

El centro asociado de Asturias espera sumar cerca de 4.500 alumnos y se estrena en el programa de ayudas para la formación "Severo Ochoa"

Natalia González, Mercedes Siles, Borja Sánchez, Jesús de Andrés, Juan Carlos Menéndez y Rubén Fernández, ayer, en la sede de la UNED en Gijón. | Juan Plaza

La UNED afronta su 50.º aniversario con el objetivo de poner en valor su modelo educativo semipresencial ante los nuevos retos académicos a raíz de la pandemia y la evolución de las nuevas tecnologías. Ayer se celebró la inauguración de un nuevo curso en el que la institución académica estima rondar en Asturias, a falta del periodo de inscripción de febrero, un número de matriculados similar al anterior año lectivo, en torno a las 4.500. ¿El principal desafío? "Superar las limitaciones propias de un sistema universitario solo presencial", sostuvo ayer su director, Juan Carlos Menéndez, con especial mención a los dos nuevos grados que amplían su oferta académica hasta los treinta: Educación Infantil e Ingeniería de la Energía.

"La UNED ha cumplido 50 años desde su nacimiento, y esta finalidad y vocación de servicio público por la que fue creada sigue más vigente que nunca", reiteró Menéndez. Su historia en la región comenzó en 1984, cuando fue inaugurado su centro adscrito para dar una alternativa a aquellos estudiantes que necesitaban mayor flexibilidad en sus estudios. En ese sentido, Menéndez señaló que "el éxito de la UNED durante este medio siglo no solo se debe a la búsqueda de cercanía con sus destinatarios, sino a su sistema formativo asentado en una educación semipresencial, focalizado precisamente a superar las limitaciones propias de un sistema universitario solo presencial. La UNED no es una universidad online en sentido estricto, sino semipresencial". Asimismo, Menéndez definió la UNED como "el mayor campus universitario de Europa", con trece centros fuera de España.

El acto comenzó con un balance del pasado curso, que contó con un presupuesto de 1,62 millones de euros, con una importante parte que corresponde a subvenciones y la participación de la Consejería de Educación y el Ayuntamiento de Gijón. El pasado año lectivo, el campus contó con 4.500 matriculados, de los cuales 56% eran mujeres y 44% hombres. La edad oscilaba entre los 19 y los 83 años, con una edad media de 40. Además, los grados con más estudiantes fueron Psicología, Derecho, Trabajo Social e Historia del Arte.

En total, completaron sus titulaciones el pasado curso 252 alumnos, con un 60% de mujeres y una edad media de 37 años. De ellos, 166 cursaron un grado y algunos de ellos, en torno a 40, recogieron sus diplomas ayer durante el acto. También acabaron sus estudios de máster otros 86 estudiantes. "Somos muy conscientes del esfuerzo que ha supuesto llegar aquí; sois los que dais razón de ser a esta Universidad. Estamos muy orgullosos de haberles acompañado en este arduo pero gratificante camino", celebró el director Juan Carlos Menéndez. Ayer tomaron sus diplomas los primeros egresados del grado de Criminología, implantado de forma pionera en Asturias por la UNED.

Por primera vez, este centro adscrito formará parte del programa de ayudas "Severo Ochoa" para la formación en investigación y docencia del Principado. "La UNED nació adelantada a su tiempo. Hay un cambio de paradigma y hay que adaptarse a a nueva realidad", ensalzó el consejero de Universidad, Borja Sánchez. La lección inaugural corrió a cargo de Mercedes Siles, directora de la Aneca. Al acto también acudieron la concejala de Educación, Natalia González, y el vicerrector de centros asociados de la UNED, Jesús de Andrés.

Compartir el artículo

stats