"La atención primaria asturiana está en el borde del precipicio", alertan médicos y enfermeras

Los sanitarios ven "obsoleto" el modelo asistencial pese a ser la segunda autonomía que más invierte y piden "una reforma ambiciosa"

atencion primaria

atencion primaria

Ramón Díaz

Ramón Díaz

La atención primaria asturiana está "en el borde del precipicio", en una "situación precaria", con usuarios y profesionales "muy quemados", necesitada de "más presupuesto" y de un "cambio del modelo asistencial" porque el actual está "obsoleto". Médicos y enfermeros coinciden en resaltar que, aunque Asturias será la segunda comunidad autónoma que más gastará este año por habitante en atención primaria, "la situación no está para ponerse medallas". Un dato esclarecedor: mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dedicar a la atención primaria el 25 por ciento del presupuesto destinado a Sanidad, en Asturias se dedica únicamente el 16 por ciento.

"Retorcer los números es muy fácil, y en el país de los ciegos el tuerto es el rey", señala Rubén Villa, presidente de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFyC), en referencia a la inversión en atención primaria. Admite que el Gobierno del Principado se preocupa "bastante más" que otros por la sanidad pública, pero la situación de la atención primaria en la región sigue siendo "precaria", está "en el borde del precipicio". El envejecimiento y la dispersión de la población son circunstancias que dificultan y encarecen la atención sanitaria; mucho más con "un modelo de hace 45 años, que está obsoleto" y con una red hospitalaria "muy grande y muy cara".

Villa subraya que las listas de espera se sitúan en dos o tres días "en el mejor de los casos", y que se está desatendiendo en ocasiones la consulta de la mañana. "Vivimos un poco para cubrir la atención continuada, por lo que se descubre la mañana, lo que hace a su vez que la gente acuda por la tarde", y también que se disparen las urgencias. De ahí que aunque "económica y organizativamente estemos mejor que otros, los problemas son similares. Además de la inversión en recursos tecnológicos, que ya era hora, hace falta más dinero para infraestructuras y personal. Y, sobre todo, cambiar el sistema", apunta. La consecuencia de esta situación es que muchas personas están "escapando del sistema público y pagando seguros médicos privados". Pero la sanidad privada no puede absorber la demanda y ya empieza a registrar también listas de espera.

"Retorcer los números es muy fácil; y en el país de los ciegos, el tuerto es el rey"

Rubén Villa - Presidente de SAMFyC

decoration

Edurne Mezquita, presidenta de la Sociedad de Enfermería Familiar y Comunitaria de Asturias (SEAPA), admite que los 315,6 millones que se destinarán este año en Asturias a la atención primaria no son una cantidad desdeñable, pero están "muy lejos" del 25 por ciento del gasto sanitario que recomienda la OMS. Pero en su opinión el mayor problema no es cuánto se destina a la atención primaria, sino cómo y a qué". Cree que los recursos, limitados, no se optimizan. Pone un ejemplo: "El Principado gasta 2 millones de euros en formación y especialización de enfermeras, pero después trabajan en cualquier servicio, lo que no tiene mucho sentido; es una inversión de dinero público desaprovechada. Llevamos así diez años", añade.

"El sistema se nos ha llenado de aparatos y, sin embargo, hay déficit de personal"

Edurne Mezquita - Presidenta de SEAPA

decoration

Mezquita ve necesario "una reforma ambiciosa y profunda" del modelo asistencial, tanto en los centros de salud como en la atención continuada. "El sistema se nos ha llenado de aparatos tecnológicos y sin embargo hay un déficit muy marcado de profesionales, que son precisamente el recurso más preciado de la sanidad en general y de la atención primaria en particular. Ese déficit de profesionales está poniendo en jaque al sistema", expone. "Hay centros de salud con muchas consultas vacías, centros de atención continuada atendidos únicamente por enfermería. La situación es desbordante, está incluso afectando al clima laboral", se queja. "Prolongar las jornadas a la tarde puede ser un desahogo, pero desde luego no es la solución". Destaca que ha habido una "merma en la calidad asistencial", lo que está provocando quejas de los usuarios.

Antonio Fernández, presidente de la sección asturiana de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), también estima que el modelo de atención primaria está "obsoleto", "cogido con hilos", lo que provoca que estén mal a gusto "el paciente, el profesional, el gestor, e incluso está afectando ya a los políticos". Señala que durante la pandemia se realizó un "uso muy racional de los servicios sanitarios", pero se ha vuelto a la situación anterior. El resultado es que muchos sanitarios están "cansados, quemados", y muchos usuarios "descontentos". Aboga por un "pacto por la sanidad", y por explicar a la ciudadanía que la sanidad "cuesta mucho dinero", que "la inmediatez no es buena para la medicina" en muchas ocasiones, y que en cuestiones de salud "la sanidad ayuda un 10 por ciento y el estilo de vida el 90%".

"Primaria debería llevarse el 25% del presupuesto sanitario, como en otros países"

Antonio Fernández - Presidente de Semergen

decoration

Otro problema que amenaza con quebrar el modelo sanitario es la ausencia de "recambio" en la medicina de familia. "Habrá que echarle mucha imaginación", resalta Fernández, quien reclama también para la atención primaria el 25 por ciento del presupuesto sanitario, "como ocurre en los países avanzados". Un objetivo que en Asturias es quizá más necesario que en cualquier otro punto de España observando "la pirámide de población, que da vértigo". Su conclusión: "Tenemos que cambiar el modelo asistencial, sentarnos todos y, sobre todo, escuchar a los profesionales".