Reúnen más de 2.700 firmas para dar su apoyo a López-Otín en apenas dos días

"Queremos decirle que se le aprecia y se le quiere ahora que se jubila en la Universidad", señala uno de los promotores, el periodista Rafael Avello

Carlos López-Otín, durante su discurso al ser nombrado hijo adoptivo de Asturias en 2022.

Carlos López-Otín, durante su discurso al ser nombrado hijo adoptivo de Asturias en 2022. / Irma Collín

Luis Ángel Vega

Luis Ángel Vega

Invitaron sólo a doce personas a mostrar su apoyo y su cariño al investigador Carlos López-Otín, con motivo de su jubilación en la Universidad de Oviedo. Una de esas personas no contestó, pero el resto corrió la voz de tal manera que, en dos días, han reunido más de 2.700 firmas de apoyo. Los promotores de esta iniciativa, la exdirectora de la FYCYT Ángeles Álvarez y el periodista Rafael Sánchez Avello –personas muy cercanas al científico– confiesan estar "desbordados" por la avalancha de apoyos recibidos en unas pocas horas. Y es que entre los firmantes se cuentan personalidades como el científico Mariano Barbacid o la periodista de televisión Julia Otero. Pero también alumnos y exalumnos del bioquímico, personas a las que ha ayudado en la lucha contra su enfermedad o padres que están agradecidos de que orientase a sus hijos en sus estudios.

Los apoyos han llegado de todas partes de España: Madrid, Zaragoza, Murcia, Extremadura... Y también desde el extranjero. "Lo han rebotado por todo el mundo, estamos impactados", asegura. "La pérdida es sentida por los ciudadanos. A la hora de la verdad se le dejé en la estacada. Lo único que queremos es dejar claro que se le quiere y se le aprecia, no sólo como científico, sino también, y sobre todo, como la bella persona que es", asegura Avello.

Y es que Otín llevaba meses esperando que la Universidad de Oviedo se pronunciase y le resarza "del ostracismo al que se le condenó injustamente", en palabras de los propios impulsores de la iniciativa. "Eso quizás hubiese evitado que adelantase su jubilación en la Universidad de Oviedo, en la que podía quedarse hasta los 70 años", añade el periodista. López-Otín está, según asegura, "muy dolido", y le ha costado mucho tomar la decisión de jubilarse de la institución académica asturiana.

Avello resumió este final con una frase lapidaria, que resume a la perfección su sentimiento: "Nos puso en el mapa a nivel científico y ahora Asturias lo pierde". López-Otín deja Oviedo, pero seguirá con sus investigaciones ahora en París. Y se preguntó: "¿Cómo vamos a atraer talento si no somos capaces de retener el que hay?".