Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castrillón aspira a rebajar la temporalidad de la plantilla municipal al 4,37%

El Ayuntamiento aprueba su plan de estabilización y sacará a concurso 113 de los 229 puestos laborales existentes

El Ayuntamiento de Castrillón. MARA VILLAMUZA

Castrillón ha dado un paso de gigante de cara a la reducción de la temporalidad en el Ayuntamiento. La mesa negociadora ha aprobado la propuesta para la estabilización del personal municipal y los empleados de los patronatos de Cultura y Deportes. La medida afecta a un total de 113 puestos de trabajo. El proceso ya está en marcha y el Ayuntamiento ya ha enviado la documentación para su publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). El Ayuntamiento cuenta con una plantilla de 229 personas y tras este plan de reducción de la temporalidad se pasará del 60,69 por ciento actual al 4,37 % cuando haya finalizado la oferta de empleo público. Cuando acabe el proceso en los patronatos, con 25 empleados, todo el personal será fijo. "Se estabilizan puestos ocupados por personal interino, no a personas", aclaró la alcaldesa, Yasmina Triguero.

La mayoría de los puestos a estabilizar será en la plantilla del Ayuntamiento, donde se plantea generar 99 puestos fijos, de los que 35 serán personal funcionario y los 64 restantes serán personal laboral fijo. En el primer apartado la oferta de empleo incluye nueve plazas de administrativo, una de auxiliar, seis de subalterno, una de técnico superior, dos de técnico medio, dos de subinspector de Policía Local y 14 de personal de oficio en diversas especialidades. En cuanto a la estabilización como personal laboral fijo, se ofertarán 19 puestos de técnica en Educación Infantil, una de dinamizador de agentes sociales en la prevención de la drogodependencia, dos de trabajador social, dos de auxiliar administrativo, una de coordinador del plan de salvamento y socorrismo, 36 de socorrista acuático, 1 de peón, 1 de conserje y 1 de limpiador.

En el Patronato de Cultura, la propuesta afecta a ocho puestos que pasarán a tener la consideración de personal laboral fijo. Como ocurrirá con Deportes y sus seis plazas a consolidar.

El proceso para la estabilización de los distintos puestos de trabajo será a concurso, principalmente, si la cobertura temporal e ininterrumpida se ha producido antes de 2016. En esta situación se encuentran la mayor parte de los puestos que se estabilizarán. Para el resto de casos con posterioridad al 1 de enero de 2016, pero antes del 31 de diciembre de 2017, el sistema para la provisión de plazas será concurso-oposición.

La selección se realizará por concurso en las plazas vacantes de personal funcionario que suman 25 puestos repartidos en varias áreas desde administrativos hasta subinspectores pasando por oficiales de electricidad y pintura, entre otros. También habrá concurso para las vacantes en la plantilla de personal laboral fijo que incluyen 61 plazas que van desde los 36 socorristas a técnicos de Educación Infantil, entre otros.

En los patronatos de Cultura y Deportes, las ocho plazas también se convocarán por el sistema de concurso.

En cuanto a las plazas que se determinarán por la modalidad de concurso-oposición, dentro de las vacantes en la plantilla de personal funcionario figuran un técnico superior de arquitectura, un técnico de administración especial, tres administrativos, dos conserjes y un operario. Además, se incluyen en el proceso de estabilización tres plazas de técnico en Educación Infantil que se llevarán también a concurso-oposición y pasarán a ser personal laboral fijo.

En Avilés piden cambiar las bases de los procesos selectivos

El sindicato Avanza pide al gobierno avilesino que retrase hasta el último momento la publicación de las bases para los procesos selectivos de estabilización de personal laboral e interino y que proceda a su modificación. Hace ya días que la negociación de esas bases se cerró sin el consenso de los sindicatos de la mesa general de negociación ni de los órganos de representación y el siguiente paso es su publicación en el BOPA, un trámite que las administraciones deben superar antes del 31 de diciembre.

En Avanza sostienen que «existen numerosos matices» en los que el gobierno hubiera podido tener un mayor acercamiento a las posturas planteadas por los sindicatos, sobre todo en los aspectos relativos a la puntuación asignada a los servicios prestados y la experiencia profesional «o incluso al número de temas que se exigen de forma muy abultada, dando a entender que más que un proceso de estabilización se trata de un proceso ordinario».

La central cuestiona la disposición del gobierno en el proceso de negociación, pero también la «actitud de las presidencias del comité de empresa y de la junta de personal funcionario por realizar un sindicalismo desorientado, descafeinado y poco reivindicativo». «Hemos de pronunciarnos en solitario ante el inexplicable silencio de los órganos de representación», critican desde Avanza.

Compartir el artículo

stats