24 de octubre de 2010
24.10.2010
 
Carreño

Las mujeres reivindican en Candás la vuelta del esplendor de antaño a los pueblos

La asociación rural «Nosotras» promueve el cultivo del maíz como opción de futuro

24.10.2010 | 02:00
Las mujeres participantes en la jornada de ayer, en Candás.

Candás,


Gonzalo BENGOA


Hay oportunidades para el medio rural y futuro para vivir en la aldea. Es la conclusión que hace la asociación de mujeres rurales «Nosotras», que celebró ayer en Candás el «Día mundial de la mujer rural». La presidenta del colectivo, Josefina Vega, está convencida de que jornadas de este tipo sirven para «dar a conocer ejemplos de futuro para el medio rural y la forma de aprovecharlos».


«Es una apuesta para que la gente siga demandando el ámbito rural», enfatizó Vega. La jornada comenzó por la mañana en el edificio polivalente de Candás, donde se ofreció un taller sobre el cultivo del maíz y sus posibilidades de futuro. En la charla intervino Antonio Martínez, jefe del departamento tecnológico y de servicio del Serida, y Santiago Jarén, gerente de la firma Palermo Delicatessen, de Tapia de Casariego.


A la ponencia asistió más de un centenar de mujeres de todas las parroquias de Carreño. Mercedes Rodríguez, vecina de Tabaza, asiste todos los años a estas jornadas sobre la mujer en el mundo rural. «Hay que luchar por que haya futuro en el campo», aseguró. De una opinión similar es Maruja Rodríguez, de la parroquia de Piedeloro, quien afirma que en los pueblos «hay poca vida y es importante recuperar el esplendor que tuvo hace décadas». María Ángeles Díaz es natural de Perlora y argumenta que si las experiencias narradas en la conferencia de ayer «son posibles en otros lugares, pueden funcionar en Carreño». «Todo es cuestión de proponérselo», apuntó Carmina Martínez, en un corrillo con otras amigas.


Por su parte, el alcalde de Carreño, Ángel Riego, destacó «el mérito de que haya personas del ámbito rural emprendedoras y con iniciativas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído